eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

lunes, 22 de agosto de 2011

Crónica del concierto de Metalmanía (La Granja, 20 de Agosto 2011)

Doble crónica realizada por Pipi y DJ Borde.
Había quedado con los chicos de Metalmanía a eso de las 20:30 o 21:00 para charlar un poco con ellos, mientras se iban haciendo las pruebas de sonido. Están de gira celebrando su Xº aniversario. Se dice pronto, pero son 10 años de duro trabajo y muchos esfuerzo, dedicación y constancia.

Cuando llegué, más cerca de las nueve que de las ocho y media, estaban probando la batería y se había probado el bajo. El ambiente era totalmente festivo, la gente por las calles y en las terrazas, peñistas vestido de colores, y muchos de ellos con disfraces, con bebida en las manos, la música se oía de todas partes, y aún así, conseguí aparcar cerca de la plaza de la Cebada, donde se iba a celebrar la vuelta del hijo pródigo a tierras segovianas, y concretamente a La Granja, de donde es natural Javi “Rufo” (guitarra y uno de los creadores de la banda), y donde llevaban 10 años sin tocar.
Al llegar hablé con él “Se os va a quedar la plaza pequeña. Javi., ¿Qué tal va la cosa?”, “Mira el cielo”- dijo él- “tiene muy mala pinta ese cielo oscuro”. Y vaya si la tenía, pero intenté animar.

Hablé durante unos minutos con Juanan (voz) y me estuvo contando anéctodas de la banda, y personales respecto de ella. Juanan está totalmente entregado al proyecto. Cree que tuvo suerte de que le ficharan para la banda, y él lo agradece con fidelidad, energía y carisma sobre el escenario. La conversación era más que interesante, pero tuvimos que dejarlo. Ese cielo oscuro empezó a tronar como si se acabara el mundo, y empezó a descargar agua como si nos estuvieran echando cubos de agua. Entre todos tratamos de cubrir el material y luego no refugiamos donde pudimos.

Parecía un mal augurío, ya que no paraba de llover, y el fantasma de la cancelación, sobrevolaba la plaza de la cebada. Enorme putada, por que el despliegue de medios para la puesta en escena había sido alto, y la ilusión con la que llegaban se notaba en el aire.
Solo cabía esperar a que escampase y luego ver si el propio calor que había generado la tormenta se llevaba la humedad. Hablé con Marcos (guitarra) y Álvaro (batería) de la faena que era lo que estaba pasando, y de las ganas que tenían de tocar, ya que llevaban algo más de mes y medio sin hacerlo, y ya había mono, y sería una faena para ellos, si hubiera que suspenderlo. Me fui a cenar, con no muchas expectativas de poder ver a Metalmanía tocar en casa, pero me despedía de ellos, hasta la hora de inicio del concierto.

Volví justo de tiempo, y en La Granja ya no se respiraba el aire festivo, era muchos más, podías córtalo con un cuchillo y llevarte esa sensación a casa. ¡La Granja era un fiestón.! Encontrar aparcamiento fue una odisea, y después de mucho tiempo, buscando, decidí dejarlo en sitio prohibido, donde ya había 20 coches más.
Me acerqué a la plaza de La Cebada, y apenas se oía ruido. Me temía lo peor, pero ahí estaba la gente que abarrotaba la plaza, pendientes de que empezara el concierto. Mucho conocido de los músicos, y mucho heavy deseando escuchar metal.


Metalmanía ya no son unos novatos. Ya es un grupo consagrado en toda la península, y precisamente no por que hagan versiones de Metallica, si no por que tocan muy bien (¡joe, cómo tocan!). Ya tienen un caché que les permite decidir si les conviene o no ir a las convocatorias que les proponen y negociar en su propio beneficio. Aquellos tiempos en los que tocaban gratis o por cuatro euros, pasaron. Una banda que ha tocado en el Viña Rock, y al lado de gente como WarCry, así que ya aspiran a más. Eso no significa que se les hay subido el pavo por ello, ni mucho menos, siguen siendo chicos sencillos, humildes, dedicados a sus trabajos de siempre, pero entregados a su música, y agradecidos de cualquier gesto de beneplácito.

Y el concierto empezó, pero con mala fortuna. El sistema que tenían preparado para la pirotécnica fallo. La humedad de la intensa lluvia caída les jugo una mala pasada, y saltaron algunos fusibles del sistema de energía eléctrica. ¡Vaya faena...!, bueno a volver a empezar. Lo importante es la música.
Y así fue. Había tantas ganas y tanta ilusión que se notaba en cada gesto, en cada acorde, en cada punteo, en cada golpe de baqueta, en cada grito de voz, ... Y aquello dejo de ser un simple concierto de musica mas, para convertirse en una declaración de intenciones. Allí estaban los chicos de Metalmania contra la adversidad.

Si, es verdad, tocan versiones, pero las sienten tan dentro que parecen propias. La banda empezó a desmelenarse, a lanzar gritos, como si fueran de guerra, y los cambios de posición fueron constantes, agrupados para compartir punteos y acordes, individuales para bajar del escenario y tocar junto al publico, y juanan tomaba posiciones, al lado del batería, al lado de los guitarras, del bajo, en el centro, su posición natural, pero sin quitar protagonismo a nadie. Todos tenían su papel, lo sabían, y lo cumplieron a la perfección. En esta banda, nadie es más que nadie, y todos lo son todo por el resultado final. Y fueron a mas. Se crecieron, por que sabían que lo estaban haciendo bien. Disfrutaban y nos hacían disfrutar. Pena que los adornos pirotécnicos y la perdida del trabajo realizado, pero al menos hubo espectáculo.

DJ Borde

En primer lugar decir que a pesar de que soy un melomano me mola especialmente la música heavy. Y a estos chicos de Metalmanía les llevo escuchando desde hace tres años.
Hay bandas que versionan exclusivamente a otros grupos, veáse... Bonn Scott Band, Pink & Tones o los alicantinos Chess,y he de decir que estos grupos son más veteranos que los Metalmanía y que por ello pueden que tengan un puntito más de calidad, ya se sabe que el Diablo sabe más por viejo que por Diablo, pero que estos metaleros con sus 10 añitos recien cumplidos tienen poco que envidiar a los ya nombrados.

Después de un buen rato de incertidumbre debido a la lluvia (Ya sabeis lo que pasa con estas cosas, se realiza o no esa es la cuestión) el dios del metal fue misericordioso con sus hijos y con su gran poder aminó la lluvia y suavizó el clima. Por fin todo parecía que se iba a arreglar y de hecho, se arregló.

El concierto empezó tarde y medio bien ya que se fue la luz después de la intro en plena fase de speed guitars. Unos minutillos de incertidumbre y el concierto comenzó con la fuerza esperada. Los primeros temas fueron algo fríos a mi parecer. Pero a raíz del tema Masters & Puppets la cosa cambió radicalmente a mejor haciendo más participativo al respetable. Incríble el escuchar Nothing Elsse Matters con un violín, una viola, un par de chicos especiales fantásticos y la maravillosa voz de la granjeña Silvia. A mi me llegó...                   
       
Y por fin llegaron al climax de la actuación con el tan esperado Enter Sandman fenomenalmente interpretado y con una sorpresa que hacía mucho este servidor no escuchaba; un increible sólo de batería que nos dejó a todos con la boca abierta y babeando de placer.
Parecía que todo había acabado pero aún se reservaban en la manga un final digno de cualquier seguidor de Metallica... Un Sick A Destroy en el que los componentes del grupo, todos, y digo TODOS, lo dieron todo. Los allí presentes terminamos con un buen sabor de boca agradeciendo a Metalmanía su grado de profesionalidad y compromiso (Tal vez un grupo "grande" no hubiera tocado por las inclemencias climáticas) porque tanto músicos como técnicos se responsabilizarón para que el evento se realizara. Espero que el dios del heavy me siga dando años y a ellos también para continuar viéndonos durante otros 10 años más, por lo menos.

 
Larga vida al Rock & Roll.
Pipi.


Puedes ver más fotos del concierto aquí: + fotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada