eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

martes, 3 de marzo de 2015

Koroiev - Kostia Bogomov (2015). Entrevista a Roberto Cateleiro

EL DISCO
por Josechu Egido @josechu_egido 

Hablamos con Roberto Cateleiro de su más que interesante proyecto Koroiev.
La música de su disco Kostia Bogomov (2015) me cautivó desde el primer sonido.
Reconozco que siempre he sido un apasionado de la música ambiental electrónica, de la New Age de los 80, y por eso, con este sonido, era fácil que captara mi atención.

Hablando con Roberto reconoce no tener grandes conocimientos musicales, ni vive en una gran ciudad cosmopolita donde la influencia de la modernidad le confunda en lo que es crear y lo que es imitar.

KOROIEV
Kostia Bogomov (2015)

Todo esto, me hace analizar  mi propia meditación, y concluyo en que la música es más universal todavía de lo que creía, ratificar que la creatividad es la parte más importante de la música, y que la técnica y la frialdad de la matemática musical es el otro mundo de la música.

Resulta complicado definir las sensaciones que produce escuchar a Koroiev.
Las influencias de su “terra galega” son claras, evidentes y electrifica la música milenaria de manera elegante.

Realmente me lo imagino como un pintor que dibuja imágenes con el sonido, gigantescos lienzos de musicalidad, sobre los que sobrevuela dando intensos brochazos de graves, y sobre los que se para, y define con el pincel de la improvisación creativa, y nos ofrece, a base de ritmos constantes, paisajes imaginados que se retuercen con dulzura con el silencio de las notas más bajas, nos muestra la lejanía del espacio con dulces sonidos electrónicos que chisporrotean como estrellas reflejadas en el océano.
Dulce sonido extraído de la paleta de colores del siglo XXI.

Sin duda, es la magia de la música a la que vuelvo a recurrir.


LA ENTREVISTA

¿Por qué Roberto Casteleiro elige el nombre de Koroiev para este proyecto?
Ojalá fuera porque sí. O porque mi tatarabuelo era un ruso con dos pares de botas. O…sabemos que todo viene de algún sitio. Esto es bien simple, en la novela  “El Maestro y Margarita” de Mijail Bulgakov hay un personaje, esbirro de un mago llamado Voland, que se llama Koroviev. Le sustraje una “v” y desde entonces está bajo mi poder. En todo caso, a Koroiev me lo imagino como un astronauta. Nunca le vi quitarse la escafandra. Me reservo el enigma de saber quién está detrás del cristal.

Tu música parece tener una influencia muy variada de estilos. Aunque la base es la música electrónica, podemos encontrar referencias a la New Wave, el Post-Punk, el Ambient, el New Age,… pero donde pueden encontrarse guiños a otros muchos más estilos como el Folk, el Rock Progresivo, e incluso el Pop. ¿Qué ha motivado este sonido en Koroiev? ¿Cuáles son o han sido tus influencias más directas a la hora de hacer música?
El desconocimiento. Ese es el factor principal. No tengo grandes conocimientos musicales. Lo principal es la actitud creadora. Las aptitudes se van aprendiendo y añadiendo. Así que cada vez que me siento a hacer música hay una búsqueda, y al mismo tiempo que aprendo, hago y cuando voy haciendo procuro que esas ideas vayan un poco más lejos, desecho miles de cosas y las líneas que me quedo las trabajo para llevarlas a terrenos que me hagan sentir esa sensación dual de no haberlo escuchado nunca y al mismo tiempo estar ante un sonido muy familiar.

Las influencias son innumerables, es un suma y sigue. Si miro hacia atrás veo épocas en las que escuchaba más rock progresivo (ELP, King Crimson, Gong,…), otras más post-hardcore (Fugazi), sludge metal (Eyehategod), ambient (Vangelis).  Pero hace unos años, creo que precisamente desde que comencé con Koroiev y Fagot y Popota, escucho lo que voy encontrando en plataformas como soundcloud (antes utilizaba myspace), si escarbas un poco y buscas por ti mismo, hay verdaderos genios con solo unos cientos de escuchas. Claro, que mi nivel de escucha de grupos electrónicos es 200% más que antes. Me intereso mucho por el panorama independiente nacional, hay montones de sellos grandes, medianos y pequeños que hacen su trabajo con una dedicación y pasión increíbles. El nivel de las bandas es simplemente un alucine. Aquí en Galicia procuro tener los vinilos y los discos de los conciertos a los que voy, y que me han gustado claro. Aunque todo esto queda eclipsado por dos verdaderas influencias (risas) Black Sabbath, que es como una fiebre que nunca se me pasa y Ulises 31, la serie de dibujos animados que combinaba unos temazos de synth 80´s, con los mitos griegos, un tipo que parecía Jesús de Nazaret, robots, naves espaciales, tejemanejes cósmicos,… aún sueño con todo eso.


Tu último trabajo es este disco titulado Kostia Bogomov (2015) que contiene 8 temas de sonido envolvente, melódico, evocador e incluso nostálgico, con letras extraídas del poemario “Longa noite de pedra” Celso Emilio Ferreiro ¿Qué puedes decirnos al respecto? ¿Por qué la decisión de musicar estos versos? ¿Qué te inspira a la hora de hacer tu música?
Los escritores hacen de su escritura un laboratorio. Van investigando sobre su propia voz, sobre su propia escritura. Descubren, o sus lectores descubren, un viaje interno. A veces este viaje los lleva a fijarse en lo de fuera, para luego ir dando un giro hacia dentro. Creo, dentro de lo humilde de mi propuesta, que es lo que le ha pasado a Bogomov. Las primeras versiones del disco eran un viaje fantástico a otro mundo. Tenéis un mapa gráfico de aquel  disco aquí:

Ese universo fue el resultado de mi gusto por los cuentos, los arquetipos y lo imaginario. Pero en algún momento de estos dos últimos años, diversas experiencias sociales y personales me llevan a cuidar o a mirar hacia la memoria colectiva de la venimos, a fijarme realmente en dónde vivo y a buscar las fuentes en lo cercano. Resulta que lo que leía en Italo Calvino ya estaba en Álvaro Cunqueiro. Un par de inviernos en casa de mi abuelo y mi reciente vida en el rural hicieron el resto. No he olvidado la ciudad, prueba de ello son los discos de Korokati, dónde las máquinas, las masas y la política están presentes. Pero en Koroiev el viaje sucede ahora en los bosques que conozco y todo gira en torno a un tema fundamental en las tradiciones gallegas, el viaje de los vivos al otro mundo (o alén). La muerte y su conexión con nuestra geografía. El poema “Fábula do home e do lobo” trata de un joven soldado que escapa de la ciudad en llamas y se interna en el bosque, se queda dormido y un lobo viene a hablarle. Cuando leí ese poema estaba trabajando en los temas de Koroiev, y de repente ahí estaba algo de la historia que quería contar. Comencé a revisar todos los poemas, y compuse así mi historia.  “Longa noite de pedra” es un poemario antibelicista, que habla de las clases trabajadoras, de la emigración, del desarraigo, de la tierra. Me pregunto qué pensaría él…espero que no se esté revolviendo en su tumba. ¡¡¡No me gustaría!!! ¡Con el cariño que le puse a esto!
Ahora para el siguiente disco ya estoy investigando algo, pero ya me tocará contarlo en su momento. La historia continúa, eso sí.

¿Por qué has titulado Kostia Bogomov a este último trabajo? ¿Puedes contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
Creo que…espero no estar ficcionando este recuerdo, pero creo recordar que el nombre de “Bogomov” surgió  jugando con el nombre “Oblómov”, una novela de 1859 de Iván Goncharov. El protagonista de la novela, Oblómov,  es un hombre pasivo, indeciso y superfluo (según la wikipedia y también bajo mi opinión). Creo que como yo no quería ser un “Oblómov”, todo el día sin hacer nada, me inventé a Kostia Bogomov, un joven lleno de vitalidad, quizás un poco indeciso también, pero en todo caso en el camino de hacer algo grande.  La aparición de su nombre de pila, Kostia, se pierde en la niebla, no me acuerdo dónde lo leí o de dónde pudo salir.

La grabación. Pues el disco está grabado en casa, en soledad, en el pequeño estudio que tengo en la planta baja de la casa donde vivo. No hay muchas anécdotas. O sí…el gato que te estropea unas tomas de guitarra, te cambia unos controles en el sintetizador, te pide que le abras la puerta y te acaba llevando al cementerio (en las aldeas de Galicia no puede faltar el cementerio) y tú que ya te ves viendo a la santa compaña y ¡zas¡ el gato te tiende una emboscada.   Las grabaciones para mí son un proceso delicado, me emociono y me derrumbo a partes iguales. Grabar en casa es para alpinistas. Los próximos discos quiero hacerlos con amigos/as para ver si se llenan de anécdotas y risas. J


¿Cuáles son tus expectativas con Kostia Bogomov? ¿Dónde quieres llegar con este disco? 
Las expectativas altas te llevan rápidamente a la frustración. Creo en mi proyecto y en sus posibilidades. Pero solo el trabajo de los años y algún empujoncito hacia arriba que me puedan dar dirá qué puede llegar a ocurrir. "Kostia Bogomov" es posiblemente una buena historia por la que comenzar. He autoeditado una pequeña tirada para distribuir, vender, intercambiar o regalar entre las personas interesadas y algún que otro medio de comunicación. No estoy en ningún sello (quizás algún día…), ni tengo el tiempo de rodear a este disco de un entramado de difusión y marketing, así que nos encontramos ante un disco que se lanza al espacio-tiempo sin medidas de ningún tipo, el que lo encuentra casi es por azar. Quizás sea incluso algo que lo salve de ciertas presiones, sin las prisas de una vida útil de tres meses de promoción en el mercado musical de las novedades, vive tranquilo, el siempre joven Bogomov, su viaje hacia el oyente.

¡¡¡Ey!!! Son de agradecer estos blogs en la difusión!! ¡¡Sin duda!!

Si yo quisiera una copia, ¿cómo podría hacerme con ella? 
Fácil. Copias y viajes al otro mundo en: cior.koroiev@gmail.com

¿Cuáles son los planes de Koroiev para lo este año 2015? Suponemos que girar por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos? ¿Eventos importantes?
Mantengo bastantes proyectos musicales vivos, que suelen tener más bolos y actividad que Koroiev. Planeo bastantes cosas este año para Korokati o Federico Flesfa. Para Koroiev el futuro es de otro tipo, algo más abarcable. Girar con Koroiev no es sencillo. Con Koroiev suelo hacer 2 o 3 conciertos al año. Una razón es que me lleva bastante tiempo prepararlos. Poner todo el set a punto y que me coincida con poca actividad en los otros proyectos. Tengo que ir bien de tiempo. Es un espectáculo largo y soy yo solo haciéndolo todo. Otra razón es que desde los primeros bolos me di cuenta de que esto lucía en sitios peculiares, más alejados de la sala de conciertos estándar. De hecho, mis mejores conciertos han sido en una capilla en Corcubión, en una sala de exposiciones en Coruña, en la casa okupa de Palavea, o bajo los árboles en un anochecer precioso en un pueblo llamado Saumede en Ourense.

Tengo dos ideas para dos espacios en los que aún no he estado. Lo difícil a veces es que confíen en tu proyecto si no viene respaldado por un sello, una productora, etc. Entonces vamos poquito a poco. En todo caso, todos los años viene alguna propuesta interesante. Aún no sé qué deparará este 2015. Aún juego en una liga muy pequeña, pero de grandes conciertos claro. ; )


¿Crees que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Realmente no conocemos el mundo en el que vivimos. Es difícil conocer algo en lo que estamos inmersos. El mundo de la música, el mundo de la cultura, ya ha cambiado, el futuro, con perspectiva, nos dirá hacia dónde. Ahora la realidad es que el mundo digital ha sido una herramienta que ha posibilitado toda una democracia cultural. Ya no es que hayamos accedido a los bienes culturales, es que son muchos los que crean bienes culturales. Los creadores se han multiplicado en una cantidad nunca vista. El caso es que las estructuras de poder de unas industrias dirigidas por dinosaurios no dan un paso si antes no ganan miles de millones, así que estamos en esa situación tan extraña en la que nunca hubo tanta música de calidad distribuida por el mundo y al mismo tiempo, pasa algo difícil de comprender si no se atiende al mundo-empresa, sigue reinando el mundo anglosajón con sus estrellas mainstreaming. Sí, es cierto, nosotros compramos los vinilos o cd´s de las bandas y sellos que nos molan, nos interesamos y vamos a ver conciertos de bandas locales, nacionales o extranjeras que giran por salas y escenarios de lo más variopinto. Hay todo un mundo musical. Casi parecen los círculos del infierno de Dante. Del underground al cielo. El caso es que esa idea acaba siendo una trampa y una idea fantástica para la industria. Típico del mundo en el que vivimos, la línea recta. Solo hay un camino: el éxito. Viene un poco también por esas míticas preguntas de si te quieres dedicar a la música y tal, que suelen hacer en las revistas. Encierran una verdad a medias, que solo unos pocos elegidos lo harán. Y la industria vive del sueño y la fantasía. Pero como en la política, ya hay varios mundos, como apuntaba antes, y lo que falla es que no hay una distribución equitativa de la riqueza. Las bandas no quieren llegar de su barrio al mainstreaming. Quieren poder cobrar por su trabajo, gestionar sus derechos de la forma que crean justa, y poder vivir de ello si quieren. Porque el caso como en casi todo es poder tener opciones, sueles descubir que las bandas que te gustan no viven de ello, si no que tiene cada uno su trabajo y con eso financian su vida y la de su grupo. Opción válida, pero la única para los que no están arriba del todo. Hay demasiadas diferencias de status.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Pues igual si. No sé, yo recuerdo conciertos siempre. Aquí en Galicia lo que para mí lo está cambiando todo y está generando algo potente de verdad son los centros autogestionados por personas cercanas o del propio mundo musical. El Liceo Mutante en Pontevedra, La Casa Tomada en Coruña y El Pueblo en Ourense. La gente implicada son músicos que no buscan negocio, sino crear un espacio que no existía, formar público y comunidad, ver propuestas musicales en condiciones que las salas no dan. Lo importante en esos lugares es la música y las personas que quieren ver a esos músicos.


¿Cuál ha sido tu mejor momento/recuerdo en la música?
No sabría decir el mejor, no sabría señalar uno solo. Estos años de conciertos me han dado muchos momentos para mi memoria. Esas historias para contarles a los nietos que parte de nuestra generación no va a tener. Los primeros conciertos de Koroiev fueron un poco locos, y alguno también frustrante, pero una vez que dominé ciertos elementos, tengo en mis neuronas imágenes preciosas, los colores de las películas de Marcell Jankovics que utilizo en los directos inundando “A capela do Pilar” en Corcubión, con un reverb natural increíble. Cantar a dúo con una amiga la introducción al disco en un directo en el CSO Palavea. Los viajes en furgoneta, las comidas, dormir en lugares geniales, dormir en lugares horribles. Hablar, hablar y hablar con gente de otras bandas que acabas de conocer. Esto se multiplica por cuatro si comienzo a hablar de los otros proyectos, en los que ya no estoy tan solo. Las mejores las de Fagot y Popota, ensayar en la nieve, grabar un disco en unas condiciones increíbles en Madrid, y hay un verano del cual el único recuerdo que tengo son los fines de semana que quedábamos para grabar la primera maqueta, entre fuegos artificiales de las fiestas del pueblo y nuestro despertar musical.

¿Cómo es un día normal en la vida de Roberto Casteleiro?
Lo normal es tener un día extraordinario. Trabajo como educador social en un centro para personas con diversidad funcional (en este caso, discapacidad intelectual). Mi taller es el de actividades de la vida diaria, trabajamos las habilidades sociales y culturales. Nos ponemos los últimos discos de Hidrogenesse y de El Último Vecino, que son los que triunfan en clase, y nos ponemos manos a la obra. Os puedo asegurar que paso con ellos momentos increíbles, últimamente le estamos dando a la música. Tenemos un grupo que se llama Naranja Imaginario.

Luego volvemos a la aldea en la que vivimos. Unos cuantos días a la semana enciendo las máquinas en el estudio Edelmira, así es como se llama, y voy poco a poco creando temas nuevos. Entre ensayar, leer, ver a los amigos/as, cuidar la huerta, bailar por la casa y perseguir al gato y darse una vuelta por los montes pasan los días.


¿Tenéis alguna opinión de la actual situación económica y social de España y del mundo en general, que queráis compartir con nosotros?
¿Quién no la tiene ya? El 15M cambió el mundo y la percepción de casi todos nosotros. Esas lecturas, ideas, ansias de cambio, conversaciones… eclosionaron en la indignación. Los medios de comunicación grandes sirven a los bancos así que no hablan de una realidad, y la realidad es que hay un virus en el sistema que se está extendiendo. No nos quieren escuchar, pero no nos vamos a cansar de exigirlo. No nos quieren creer, pero no nos vamos a cansar de hacer visibles las verdaderas consecuencias de la política neoliberal. No quieren dejar sus puestos de poder y eso es lo que más va a costar que dejen, pero van a tener que hacerlo. Como sabemos ésta no es una crisis de dinero, es una crisis de fondo, de estructura, y como los dueños de esa estructura no quieren caerse con todo el equipo van a intentar quedarse todo lo que puedan. Si pudiéramos verlos desde el futuro, espero que la sensación fuera de desesperación. Hacen fuerza, se está viendo en el caso griego. Pero los ciudadanos, sus administrados, ya hemos cambiado. Ahora leemos, revisamos, preguntamos, queremos saber, y además nada se le escapa a internet. Hace unos años nadie se imaginaba delante de unos antidisturbios y ahora nos hemos cansado de ver grilleras de la nacional, 7 u 8 para echar a una familia, como nos ha pasado varias veces en Coruña. Ver a la policía dando palos a quien solo reclama dignidad, a cualquiera de nosotros que no es ningún tipo de delincuente, da más idea de a quién protege de verdad el estado que lo que puedas sacar de cien conferencias de los mejores intelectuales. Para mi estamos viviendo una época decisiva, esperemos no acabar en sociedad policial como la que aparecía en películas como Robocop.


KOROEIV
Concierto en Zona C (2014)

MISCELÁNEA

¿Podrías recomendarnos…

...un libro?: 
Usted No está aquí, o cualquier otra obra de teatro de Fernando Epelde. Están escritas antes de ayer, están premiadas y son ultrafantásticas y divertidas.

...una película?: 
“El corazón del bosque” de Emilio Gutiérrez Aragón.

...una canción?:  
“Romance do cego andante” de Emilio Cao.

...un álbum?: 
“Uno” de LENDRONE.

...un grupo o solista?: 
Hidrogenesse.

...una afición?: 
Mirar lo que hacen los gatos, escribir libretas, bailar descontroladamente.

Muchísimas gracias por tu tiempo y enhorabuena por tu disco.
Gracias por esta entrevista tan exhaustiva y gracias de nuevo por dedicarle tu tiempo a mi música. ¡¡Abrazos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada