eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

viernes, 29 de noviembre de 2013

Boys of the Hill - Gold in the shoes (2014). Entrevista a Álvaro Carbonell

EL GRUPO

Desde 1997, Álvaro y Jesús Carbonell, en compañía de Aléx Torcida, llevan proyectando en sus vidas una formación musical de un género ajeno a la cultura de éste país: la música tradicional irlandesa. Este grupo de vecinos-amigos se unían de vez en cuando para compartir música, los avances en las técnicas, y en definitiva para tocar juntos y pasar las tardes al ritmo de reels, jigs, horpipes, polkas y canciones.

Al cabo de poco tiempo fundaron su primer grupo de música tradicional: La Guadaña (1997-2002), donde al principio conjugaban diferentes géneros de música de raíz como era, música castellana, gallega, bretona e irlandesa. Con el paso del tiempo se fueron definiendo por un género concreto dada la gran influencia que éstos tenían de grupos como The Chieftians, De Dannan, Na Fili, Jackie Daly, Solas, Lunasa, y otros.

Con el paso del tiempo fueron organizando paralelamente sesiones en Alcalá de Henares y en Madrid, fundando diferentes grupos de sesiones abiertas a más músicos locales. Estas formaciones se llamaron: Kardagh, The Carbonellinghan's, Circle of Friends y Rarus Orchestra.



En sus proyectos musicales han contado con colaboradores amigos que han dejado huella con su paso desde la fundación de La Guadaña hasta llegar a Boys of the Hills: Chus Garcia (Bodrhàn), Carlos Ramos (Percusión), Carlos Navío (guitarra), Ramón Ocaña (fiddle), Sergio Suarez (fiddle y ahora guitarra), Aida F. (bodrhàn), Raul Bravo (contrabajo), Pedro G (guitarra), José Frias (percusión y gaita) y Blanca Agudo (bodrhàn).

Boys of the Hills surge con esa denominación en el verano del 2006, dada la necesidad de renovar el nombre y el concepto musical que se venía haciendo hasta entonces. Nuevamente con Álvaro, Keku y Alex al frente y colaboradores.
Actualmente colaboran en Boys of the Hills: Sergio Suarez a la Guitarra y fiddle, y Blanca Agudo al bodrhàn, siendo sin duda todos ellos, los mejores fichajes de la historia del grupo hasta ahora.

Los integrantes de dicha agrupación, llevan tocando y promoviendo esta música por los diferentes entornos dentro del círculo de la música Tradicional Irlandesa, tanto en España como en Irlanda esencialmente. Más de diez años en total tocando y viajando juntos por pueblos y ciudades de Irlanda, España, Portugal, Rep. Checa... pisando teatros, festivales, fiestas privadas, obras benéficas… contribuyendo en todo momento con su interpretación y composición a la cultura y el Folk irlandés. Boys of the Hills es el resultado de años de trabajo y empeño de los miembros fundadores (Álvaro, Jesús y Alex).

El grupo cuenta con varias maquetas elaboradas por Alex 21, (estudio familiar de A. Torcida), "After Work" y "On the Ciffs". El reconocimiento de esta banda es creciente: Ha colaborado varias veces con el mítico grupo The Chieftains. En noviembre de 2010 ve la luz su primer CD autoproducido de título homónimo, y ahora en 2013, se está gestando su nuevo disco que llevará como título cuyo Gold in the shoes.
Pero también cuenta ya en sus espaldas con conciertos destacados como en verano del 2008 en Plunlov Rep. Checa, en el Festival de Keltska noc, una experiencia sin precedentes. Concursos ganados como Folkez Blai de Ermua.

Una de las características de esta banda de tres miembros originalmente, es precisamente la riqueza de instrumentos. Así diremos que durante algún concierto no es raro ver en escena alternar hasta doce instrumentos,… sin duda desconcertante, ¿verdad?


LA ENTREVISTA

¿Por qué el nombre de Boys of the Hills?
En el año 2002, aunque es difícil precisar esa fecha, nuestra agrupación de trío, (Jesús, Alex y yo), se definió definitivamente como grupo de música irlandesa tradicional. Dejando ya a un lado los temas de folk castellano y peninsular que en ocasiones nos gustaba tocar. Nuestra opción fue el folk irlandés y se comenzó a viajar por ese motivo a Europa e Irlanda. A la hora de publicitar el nombre más antiguo “La Guadaña”, había problemas serios en la pronunciación de los isleños y de escritura de la “Ñ”. Tan solo facilitamos las cosas y a nosotros nos encantaba tomar esa identidad lingüística también. Se ajustaba más a nuestra opción.


El estilo de música que interpretáis es un folk que suena a tierras irlandesas, pero que coquetea con otros estilos, jazz, country, … ¿Cómo os definiríais vosotros mismos? ¿Cuáles son vuestras influencias más directas?
Somos un grupo que optó por el folk irlandés casi desde sus orígenes. Nos gusta innovar en la medida de lo posible con músicas divertidas, y con fórmulas estratégicamente estudiadas. Aunque en dosis muy escuetas, hemos fusionado algunos temas para adaptarnos a las exigencias del público de a pie, haciendo más “audible” o comercial algunos pasajes, pero sin pasarse. Boys of the Hills no solo toca para divertirse y ser una alternativa musical en nuestra sociedad, sino que nos sentimos responsables de ser un instrumento para la difusión cultural de Irlanda. Nuestros gustos son variados y diferentes entre los miembros de Boys of the Hills, pero sabemos cuál es nuestro papel, qué somos, y cómo expresar lo que queremos. No tenemos problemas de identidad artística porque hacemos siempre lo que nos gusta. Nos sentimos muy identificados con los grandes grupos que inspiraron nuestra carrera, aquí citaríamos a nuestros padres musicales, The Chieftains, con los estilos propios que representa Paddy Moloney a la Uilleann pipe; o Matt Molloy a la flauta irlandesa; o el mismo Kevin Conneff a la percusión y el canto. Otros grupos nos han influido allá de forma decisiva como Solas; Lunasa en su aspecto de música irlandesa más renovada y joven. Pero prevalece ante todo la visión personal de nuestro sentir con respecto a esta música y nuestra contribución a la misma. 


Vuestro futuro disco Gold in the shoes será un álbum de folk intenso e innovador, melódico y muy optimista, pero también puede resultar bellamente nostálgico en algunas melodías. ¿Qué podéis decirnos al respecto? ¿En qué os inspiráis para hacer vuestras canciones?
El futuro disco “Gold in the Shoes”, supone el segundo álbum de nuestra agrupación. Y ha venido en el peor de los momentos sociales y económicos de nuestro país. Está cargado de buenas ideas, buenas intenciones y en general pienso que es un buen trabajo que dará que hablar… La intención es ofrecer un trabajo de calidad como siempre, pero aumentando la carga emotiva frente a nuestro público para atenuar las desgracias ajenas del paro, de la pobreza cada vez mayor en la sociedad… porque nosotros somos de carne y hueso y somos conscientes de las dificultades de las familias, del trabajo precario, de la situación desesperada de gente tan cerca como algún miembro de nuestra propia familia… no hay que irse muy lejos para ver que la cosa está mal. Boys of the Hills quiere aportar esa dosis de alegría a los corazones de nuestros seguidores, para decirles que no están solos. Que existen aún motivos para seguir adelante y triunfar. Que seguiremos caminando hasta el final, y encontraremos “oro en los zapatos”. Porque solo el que camina, avanza; el que busca, halla; el que se rodea de música alegre y esperanzada, activa una respuesta alegre frente la adversidad. En eso piensa hoy Boys of the Hills. Los artistas como nosotros nos sentimos corresponsables de la situación. Tenemos que motivar a la sociedad para que sigan teniendo esperanzas frente a las sombras de la vida. Esa es nuestra inspiración: observar la realidad que vivimos, y transformarla en un motivo para la esperanza.



Tras un par de maquetas, y vuestro anterior trabajo de titulo homónimo Boys of the Hills (2011), ¿por qué habéis titulado Gold in the shoes a este nuevo disco?
Significa “Oro en los zapatos” y hace mención a lo expresado anteriormente: seguiremos caminando hasta el final, y encontraremos “oro en los zapatos”. Porque solo el que camina, avanza; el que busca, halla; el que se rodea de música alegre y esperanzada, activa una respuesta alegre frente la adversidad. 


¿Qué expectativas tenéis con este nuevo trabajo? ¿Qué vais a hacer para su promoción? Si yo quisiera una copia de vuestra música, ¿cómo podría obtenerla?.
Creemos que caerá en buenas manos. Es un trabajo muy actual donde intervienen colaboradores interesantes. Hace guiños muy divertidos a otras influencias musicales que estamos seguros serán del agrado de nuestros “folkies”. Y ahora hablando como productor, no pretendo hacerme rico con la situación actual que está cayendo… pero al menos espero no arruinarme. Mi idea es hacer pocas copias para venta y distribución en una primera edición. No renuncio a cerrar algún acuerdo con mercados discográficos extranjeros como el irlandés o el americano, pero el tiempo lo dirá. Vivimos en la era del directo más que del vinilo… y hasta los directos escasean así que con templanza y responsabilidad.
El cd, en principio se seguirá vendiendo tras los directos de Boys of the Hills allá por donde toque. No se descartan algunas tiendas conforme a la empresa distribuidora que elija, pero en cualquier caso, yo estaría pendiente de la web oficial del grupo www.boysofthehills.es donde colgaremos cualquier novedad. 


¿Cuáles son los planes de Boys of the Hills para lo que queda de 2013 y principios de 2014?  Suponemos que primero editar el disco Gold in the shoes y girarlo por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos? ¿Nuevas salidas al extranjero? ¿Colaboraciones? ¿Cuándo estará el disco a la venta?
El grupo termina el año 2013 con muy poca actividad de directos, quizá por la situación que no es nada fácil. Pero ha sido consciente que si no hay trabajo hay que generarlo. Por ese motivo hemos estado centrados, tranquilamente, en la producción del segundo álbum, el cual espero que vea la luz dentro de poco. Además hemos activado los conciertos de Boys of the Hills “in session” todos los últimos domingos de cada mes en Whelan’s Irish Pub de Alcalá de Henares (Madrid), la sede materna de nuestro grupo desde 1997. Una especie de “mostra musical” de la mano de algunos miembros de Boys of the Hills para fidelizar a un público interesado en el aspecto cultural de las sessions. Son “sessions” cerradas, casi conciertos acústicos en un ambiente muy familiar.
Cerramos el año con un balance, positivo, a pesar de la ausencia de conciertos.
2013 – 17 Marzo ST. PATRICK EN WHELAN’S IRISH PUB de Alcalá de Henares.
2013 – 21 de Septiembre. I Festival de OZAPALOOZA del Bierzo (León).
2013 – 02 de Noviembre. Festival XXI MAGOSTO CELTA de Balboa (León).

Aunque lo más destacado con diferencia ha sido la participación de Boys of the Hills como solistas principales del Gran Estreno de la obra que terminé a finales de verano, Opus 2 Celtic Breeze, una adaptación de míticos temas irlandeses y escoceses orquestados para Orquesta de Cámara, la cual llamé Celtic Chamber Orchestra. Uno de los proyectos más personales que he hecho en el que involucré al resto de la banda.
2013 – 16 de Noviembre. Gran Estreno Opus 2 Celtic Breeze, por Álvaro Carbonell García, con la Celtic Chamber Orchestra en la Catedral Magistral de Alcalá de Henares (Madrid).

No confiamos mucho en las salas de concierto en general ya que las condiciones cada vez son más lamentables. Los promotores han abdicado de su responsabilidad en muchos casos, y pretenden algunos que les llenes “el garito” de amigos y familia incondicionalmente, sin ellos apenas arriesgar un capital. Los porcentajes de entrada son muchas veces irrisorios, y no hablemos del consumo en bebidas durante cualquier concierto. No. Las salas de concierto no pasan por su mejor momento, por tanto, tampoco es una de las máximas de Boys of the Hills hoy día. Ojala todo cambie y vuelvan a existir promotores que arriesguen por un grupo u otro y se potencie el espectáculo. Nosotros apostamos más por los directos en festivales, fiestas locales, las tabernas irlandesas, e incluso las fiestas particulares que han crecido mucho de un tiempo atrás.

Sobre las salidas al extranjero, este año 2014 quisiera hacer varios viajes pero antes tengo que cerrar condiciones de conciertos y no puedo adelantar nada.
Si adelantaré que está muy cerca una posible colaboración discográfica con la agrupación The Chieftains o con algunos miembros de esa mítica banda irlandesa. Pero tampoco puedo dar detalles porque sería precipitarme al vacío, pues todo fluye de una manera natural y no quiero decepcionar a nadie. No nos lo podemos permitir.


¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Todo evoluciona. Yo creo que es la muerte de la industria discográfica porque lo he vivido en mis propias carnes con el primer álbum. Es difícil colocarlo en tiendas, y es difícil que se venda como antes se vendían trabajos discográficos. Aunque siempre nos queda el círculo reducido de auténticos “folkies” que les mueve tener en soporte físico la colección de los discos de su grupo preferido. Tenemos de esos en Boys of the Hills, y hay que cuidar ese aspecto casi espiritual o ritual del cd original. Tenemos seguidores del grupo que tienen todo lo que ha editado Boys of the Hills desde 1997. Incluso alguno tiene más que yo, que he perdido copias originales de maquetas o grabaciones inéditas… En serio, hay gente que sigue a grupos desde sus orígenes y como pasa con nosotros, existen personas que tienen cds que con el tiempo se han convertido en auténticos documentos audios históricos. Cuando pasen los años y seamos viejos, serán objetos casi de museo para esos seguidores. Ellos son los encargados de la conservación de ese legado, de ese espacio y ese tiempo inmortalizado y resumido en un simple cd. Ese espíritu no lo tendrá el mundo digital por mucho que mejore la accesibilidad.

La música folk es una música que se transmite por y para el pueblo, accesible a todos, sin importar limitaciones… No debería perderse ese espíritu de tradición. Y a la hora de acceder a trabajos grabados, no debería perderse ese ritual de comprar un cd original; abrirlo; olerlo; empaparse de sus hojas escritas, historias, letras, fotos, contemplar la misma edición… eso es irrenunciable para la música folk.
El mundo digital no creo que termine con ese reducto de fieles del cd, sino que transformará el mercado para llegar a más personas eliminando costes de producción y recaudar a poder ser, lo mismo o más. La disponibilidad inmediata del producto de un tema X del trabajo Y del grupo Z y el “aquí y ahora” del consumo actual son las claves del éxito para muchas bandas que cubren grandes mercados, pero son la ruina de los que estamos intentando introducirnos, porque el número de ventas por pistas en un caso y otro, no son comparables, y no se puede competir. En definitiva, tienes que vender muchas pistas para hacer una cantidad de dinero que permita cubrir el gasto incluso de un estudio de grabación, que eso no te lo resta nadie.

¿El futuro del músico? Incierto. Pero por muy incierto que sea no se puede permitir abandonar. El Mundo necesita artistas para alimentar la esperanza y creemos que la gente no es tonta. La gente tiene unos gustos. Los gustos pueden ser cíclicos como nuestra naturaleza humana. El verdadero artista deberá saber conjugar la realidad para que “gustos” y “modas” en algunos aspectos caminen de la mano y sepa ofrecer su música en el momento preciso. No obstante, cuando “gustos” y “modas” no van de la mano, (aspecto muy materializado en el Folk), la misión del artista es alimentar a su círculo de seguidores, proponer nuevos trabajos, promocionarse dejándose la vida si es preciso, y respectar siempre la identidad tradicional que interpreta (si es el caso del folk), y no me refiero a las fusiones del folk, me refiero a no olvidar el origen del mismo.   
  

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Dios te oiga, amigo mío. Habría que analizar de qué tipos de conciertos estamos hablando. Tengo la seguridad de que Boys of the Hills constituye un referente importante del folk irlandés en España y la cartera de trabajo este año ha bajado muchísimo. Es verdad que proliferan conciertos promocionales donde pagan penosamente a los artistas, si es que perciben algo. Y comienzan a existir abundantes festivales orientados a grupos emergentes que para mí, y es mi humilde opinión, no son más que una barata excusa para llenar algunas salas de tus amigos, vendiendo las correspondientes entradas, y hacerles el consumo en cerveza y otras bebidas sin resultados significativos. No confío en esos festivales emergentes. Confío más en los concursos de composición serios. En Certámenes de Creadores. En iniciativas con fondos para potenciar la cultura y la música. Evidentemente, todos ellos ya han menguado bastante debido a la congelación de esos fondos públicos de todos con esos fines. Espero, no obstante, que el 2014 sea mejor y que salgamos de esta situación todos los músicos. Está siendo muy difícil, aunque no imposible, acceder a directos que merezcan la pena. En el ámbito folk en Madrid, ya no existen tabernas que parezcan necesitar conciertos en vivo de folk. Es lógico, ha bajado mucho el consumo de sus productos, y como consecuencia no pueden pagar los cachés de los conciertos. Es verdad que algunos rebajan su presupuesto, y van en formatos dúo, pero eso no es para Boys of the Hills. El mínimo para trabajar es de trío/cuarteto, con menos, Boys of the Hills no se puede anunciar. 


Acompañar a The Chieftains en el escenario seguro que es uno de ellos, pero ¿cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
Creo poder hablar en nombre de todo mi equipo, y creo que ese momento ha sido este mismo año: este pasado 16 de noviembre, en la Catedral de Alcalá de Henares. Hace unos seis meses me empeñé en que si había sido capaz de componer una obra que llamé Opus 1 “Asesseté” para cuarteto de cuerda y acordeón que recreaba música de composición con toques posrománticos, con recursos “tangueriles” y europeos de principio del siglo XX… no veía por qué no embarcarme en una composición a gran escala, junto mis socios de orquestación Antonio Martín Saldaña y Marco Pannaría Merchante, dedicada a la música que tanto amo. Así fue como durante esos seis meses me dediqué a seleccionar algunas piezas míticas del folk escoces e irlandés, versionarlas, arreglarlas y mandar su orquestación, así como la composición de otras piezas mucho más elaboradas, más cerca de lo clásico que del folk propiamente dicho. Parte fundamental fue sincronizar el trabajo de una orquesta de cámara que seleccioné para este fin, junto al trabajo y capacidad de Boys of the Hills. El resultado fue espectacular en un ambiente privilegiado, una catedral importante (Catedral Magistral de Alcalá de Henares). Con más de 600 personas asistentes como mínimo, y elevando a otro nivel todo lo que hasta ahora ha hecho mi formación musical. La vida se supera con metas, y esta era una de ellas. Una vez estrenada la obra “Celtic Breeze”, solo queda echarla a andar, y para este gran proyecto ya no hablamos de buscar una taberna, o un concierto de festival de bajo presupuesto, hablamos de un CONCIERTO, cuyo lugar y condiciones han de ser propicias y por naturaleza, diferentes. No mejores ni peores, diferentes.

Creo que todos los miembros de mi formación nos sentimos dichosos de haber alcanzado esa madurez; El ser conscientes de que conciertos como el dimos el 16 de noviembre, marcan un antes y un después en nuestras vidas; La belleza de los temas, la sutileza de la orquestación clásica aplicada a las piezas que interpretamos, hizo de ese día el mejor de mi vida como músico, como productor, como compositor. Y no me equivoco en nada si afirmo que también fue el mejor concierto de todos los que forman parte de la banda. Una experiencia preciosa que llena el espíritu.  

¿Qué destacaríais dentro del panorama nacional e internacional?
Destacamos el trabajo y constancia de los pequeños promotores de festivales, cuyo mayor peso y esfuerzo muchas veces recae en asociaciones culturales o cooperativas de los pueblos como ha sido el caso del I Festival de OZAPALOOZA del Bierzo (León); o el caso del XXI MAGOSTO FESTIVAL CELTA de Balboa (León); y tantos otros, que sin tener apenas recursos no quieren ni pueden renunciar a potenciar, por mínimo que sea, la música tradicional, la cultura de su tierra y la interrelación de sus gentes. Gracias a ellos y en otros casos a otras entidades públicas, se abren rutas de turismo nacional centrado en la música. Algo que creíamos extinto casi. En esos sitios hemos conocido a muchas familias que van de festival en festival viajando con su furgoneta en busca de un ambiente emblemático y añejo. Autentico y precioso.

En la esfera internacional, para Boys of the Hills sigue destacando los festivales de Irlanda repartidos en el calendario durante todo el año. Para nosotros es un consuelo tener esa cuna irlandesa tan cerca de casa, (en avión a unas dos horas)…

Video promocional del espectáculo de BOYS OF THE HILLS.
Grabado en el "IES Puerta Bonita" dentro del ciclo de conciertos de "Música tras la Puerta"


MISCELÁNEA

¿Podríais recomendarnos...

...un libro?:
El viaje del Brendan: Escrito por Tim Severin cuya edición es antigua (1980). Un relato de la reconstrucción verídica de una barcaza irlandesa de pieles antigua (Currach)  para atravesar el océano atlántico dirección EEUU, para demostrar que antes que Colon hubo una expedición de monjes irlandeses (St. Brendan), que afanados con la evangelización se echaron al mar llegando finalmente sanos y salvos a tierras de norte América. Tim Severin reconstruye la historia y la hace un best seller en 1980, llegando a comprobar la misma experiencia con nuevos exploradores.

...una película?: 
La Isla del Tesoro (1990), basada en la novela de Robert Louis Stevenson. Dirigida por Fraser Clarke Heston, cuya música es de Paddy Moloney a través de The Chieftains.

...una canción?: 
Black is Colour (2009) de Christy Moore.

...un álbum?: 
Chieftains 10 de 1981.

...un grupo o solista?: 
SolasSeamus Egan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada