eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

martes, 30 de abril de 2013

Siniestro Total - Country & Western (2010). Entrevista a Julián Hernández

EL DISCO

“Criminal atentado contra el rock gallego en Houston”. Con este titular en la estupenda portada del álbum Country & Western (2010) se abre la crónica de “un día en la vida” del mundo que Siniestro Total realiza en su último disco hasta la fecha, en el que vuelve a hacer gala de ironía corrosiva, buenas y nuevas canciones y dominio de las diferentes raíces de la música americana, que recorren el trabajo de principio a fin. Quede claro que Country & Western, publicado en septiembre de 2010, no es un disco de country, ni de neo folk acústico, ni de versiones, ni cantado en inglés, ni… Es un disco de Siniestro Total en estado puro, con 15 canciones firmadas por Julián Hernández, Óscar Avendaño y Javier Soto y en el que se mascan músicas que los gallegos llevan mamando desde hace 30 años: rock, blues, swamp, soul, algunas pinceladas de country… Entonces, ¿y el título del álbum?

Siniestro Total - Country & Western (2010)

Un texto de Marcela Do Campo, poetisa gallega y buena amiga de la banda, explica de qué va el asunto: “Tras una relación de 17 años con Joe Hardy (productor, entre otros muchos, de ZZ Top o Steve Earle), Siniestro Total viajó a Houston (Texas) en febrero de 2010 para grabar su nuevo álbum, Country & Western. Un record semejante de relación entre músicos y productor sólo podía dar como resultado lo que ahora tenemos en nuestras manos: un disco poliédrico y adecuado a nuestra realidad. Quince temas configuran Country & Western; un país y del oeste que es, al mismo tiempo, un género musical y la propia Galicia. Grabado en The Foam Box, el estudio de Billy Gibbons de ZZ Top, el álbum se extiende más allá de lo musical y el diseño de Mikel Garay toma la forma de un tabloide para ampliar con textos y fotos una crónica de nuestros aciagos días de insulsa realidad light”.

Grabado en Houston (Texas, Estados Unidos), producido, mezclado y masterizado por Joe Hardy y con Óscar Avendaño (bajo, guitarra), Jorge Beltrán (saxo, melotrón, órgano, percusión), Ángel González (batería, percusión), Julián Hernández (voz, guitarra, mandolina, armónica, órgano) y Javier Soto (guitarra, dobro, slide) en la formación de la banda, Country & Western es un disco potente, enérgico, variado, inspirado en músicas esenciales pasadas por el sólido tamiz Siniestro y que mantiene la consistencia de una carrera única en el rock español que está a punto de cumplir 30 años con una dignidad, una constancia y un espíritu admirable.


LA ENTREVISTA

¿Os acordáis por qué elegisteis el nombre de Siniestro Total? ¿Hubo otras alternativas en su momento?
Esto forma parte de la leyenda. Pero, en esta ocasión, la leyenda es rigurosamente cierta. La noche del 20 de agosto de 1981 íbamos en un Renault-12 hacia el último bar que había abierto en la playa de Samil de Vigo. Nos tragamos una valla sin señalizar en la niebla y sobrevivimos, mal que bien, todos los ocupantes del vehículo: Alberto Torrado, Miguel Costas, Javier F. Soto, José Manuel Barros, Manolo Romón y yo, Hernández (que, obviamente, era el que conducía). Detrás había una piedra enorme. La compañía de seguros calificó el accidente como ‘siniestro total’. Cuando nos propusieron participar en el festival Nadal Rock de ese año nos pusimos el nombre. No es que nos gustara mucho pero funcionó. Nos lo quedamos. Así, pues Siniestro Total es de los pocos grupos que tiene grabado su nombre a fuego. Que de los cinco miembros actuales haya tres que no estuvieran en la catástrofe es irrelevante: tampoco estaba Germán Coppini, primer cantante de la banda.

Siniestro Total ya lleva más de 30 años en activo. Se dice pronto, pero es complicado mantener una banda viva durante tanto tiempo, y más aún triunfando entre varias generaciones. En vuestros conciertos ya hay fans de todas las edades, e incluso padres que van con sus hijos a escucharos ¿Cuál es el truco para esto y no quedarse en dinosaurios de tiempos pasados?
No hay truco: es una mezcla de factores. No ser un grupo ‘de género’, cabezonería, casualidad, que funcionase medianamente, la incorporación de miembros tanto para dar la cara como en la sombra… Si hubiera una fórmula mágica ya la habríamos registrado. Hay, eso sí, una parte de milagro en un país donde la música no es cotidiana sino una excepción. También es cierto que estamos todos pluriempleados, que conste.


¿Qué fue lo que incitó a los miembros de Siniestro Total a hacer Punk Rock español? ¿Cuáles fueron o siguen siendo vuestras influencias más directas a la hora de hacer la música que hacéis?
¡Demasiadas! En realidad somos un grupo de fans de la música antes que músicos. El punk no lo entendemos como género musical sino más bien como una manera de plantear las cosas. La intervención en los medios, no caer en la cursilería o la colaboración con otra gente en lo que a imagen se refiere (portadas de Óscar Mariné o Mikel Garay, fotos con Ricky Dávila, videos con Mikel Clemente…) han sido constantes en la historia del grupo.

Primero fue el magnífico La Historia del Blues en el 2000, luego Country & Western en 2010, parece que a Siniestro le gusta hacer incursiones en estilos clásicos, que no son originales del estilo con el que se inició la banda, pero en absoluto pierde la esencia canalla de Siniestro Total, ¿qué os ha motivado a hacer unos discos de estas características?
En parte tiene que ver con la pregunta anterior. Quizá somos un grupo con un cierto estilo pero sin género. Resulta obvio que ni La Historia del Blues ni Country & Western son exactamente discos de blues o de country. Puede que esos títulos marquen mucho pero hay uno que pasó más desapercibido en lo que al contenido se refiere: Made in Japan (BMG, 1993). Es lo más parecido al heavy metal que hemos hecho y el título está robado de Deep Purple. ¡Vamos a tener que pedir hora en el psicoanalista!


Parece obvio, pero ¿por qué habéis titulado  Country & Western  a vuestro último disco?
Ya decimos que no es exactamente un disco de country (ni remotamente, nos tememos), entre otras cosas porque no nos sale eso de fusilar un género y clavarlo. En realidad también tiene que ver con otra cosa: Galicia es un país y está al oeste. ¿Casualidad?

Algunos de vuestros temas ya son himnos intergeneracionales, canciones de la historia de la música en español ¿En qué os inspiráis para hacer vuestros temas?
Esto es, más que difícil, imposible de contestar. Hay más de transpiración (e, incluso, de expiación) que de inspiración. Para esto último, lo que hacemos es salir a correr desnudos aullando por el bosque, de noche y en medio de la lluvia, con una ensaimada en la cabeza y un cuchillo en la mano. Cuando vuelves a casa se te han ocurrido un montón de ideas. Otra cosa es fijarse en la música que nos gusta y, por supuesto, tener lápiz y papel en la mesilla de noche.


¿Cuáles son los planes de futuro para Siniestro Total? Suponemos seguir girando por salas y festivales, pero ¿algún acontecimiento importante que podáis adelantarnos? ¿Para cuándo nuevas canciones?
Hace un par de años empezamos una colaboración con el TAC, el Taller Atlántico Contemporáneo dirigido por Diego García Rodríguez (la Gran Esperanza Blanca de la dirección de orquesta en Galicia), y Javier López de Guereña, compositor y productor de Javier Krahe. El proyecto se llama Land of Opportunity y después de dos representaciones en Vigo y en Santiago de Compostela aún es una ‘work in progress’. Se puede ver en la página de Siniestro Total: http://siniestro.com/land-of-opportunity/land-of-opportunity-una-aproximacion/ & http://siniestro.com/videos/video/land-of-opportunity-land-of-opportunity/ Al contrario de lo que suele ser habitual en las colaboraciones entre el mundo sinfónico y el rock, aquí no se trata de orquestar unas cuantas canciones para que queden “bonitas”, sino de una obra de creación: hay temas nuevos, visiones nuevas de temas antiguos, textos leídos que explican la propia obra y acciones en el escenario por parte de todos los músicos. Tampoco es como lo de Frank Zappa: él se acercó a la música contemporánea y, en este caso, es la música contemporánea la que se acerca a nosotros.


Siniestro Total vienes de la época del vinilo (y el cassette), y luego ha pasado por el la etapa del CD,  viendo que el mp3 se impone, ¿creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
El mundo digital va a acabar con el mundo, a secas, tal y como lo conocemos hoy. Esto no ha hecho más que empezar. El mp3 es simplemente un formato de compresión de archivos wav. Otro asunto muy distinto es el acceso a ¾y la distribución de¾ contenidos. De alguna manera hay que financiar las nuevas producciones porque la cultura clásica (libros, música, películas…) es prácticamente gratuita si no tenemos en cuenta lo que se paga a los operadores. La solución es complicada porque la tecnología corre más rápido que los usos y costumbres pero, de alguna manera, habrá que potenciar las nuevas creaciones si no queremos que esta época pase a la historia como un erial.

¿El futuro de los músicos? Si te refieres a España, la respuesta es fácil: morirse de hambre, como siempre. La formación de un músico es larga y requiere dedicación exclusiva. ¿Hay alguna manera de compensar tantos años de aprendizaje, de esfuerzo y de no ganar dinero ni para pipas? No se nos puede pedir que seamos una ONG de famélicos permanentemente. La difusión digital es buena, ¡quién dice que no!, pero no es suficiente. Mmmh… nos imaginamos que vas a preguntar sobre algo más…   

 

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
¡Bingo! La “grandísima oferta de conciertos” tiene anverso y reverso. Ya hemos dicho que la música en España no es cotidiana sino una excepción. Casi nadie va a un concierto un lunes a las ocho de la tarde, como sin embargo ocurre con el cine. Dejando de lado la música clásica y el jazz (nos podríamos alargar demasiado), el rock y el pop tienen un problema añadido: muchos locales cobran a los músicos por tocar y, si estos no tienen capacidad de convocatoria suficiente, malamente pueden asomar la cabeza sin una trayectoria que los respalde. Así pues, la industria musical es raquítica más allá del mundo anglosajón. Y la música en directo forma parte indisoluble de esa industria. Quizá deberíamos empezar todos a pensar en que una entrada comprada en un concierto en el club del barrio es una especie de aportación tipo “crowdfunding” para poder seguir disfrutando de música en directo.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
Si hubiera sólo un momento, más de treinta años dedicados a esto serían un fracaso. Creemos que hay una frase de Frank Zappa (¡caramba, es la segunda vez que sale por aquí!) que puede resumir todo: “El conocimiento no es sabiduría. La sabiduría no es la verdad. La verdad no es la belleza. La belleza no es amor. El amor no es música. La música es LO MEJOR”.


¿Podrías compartir con nosotros la opinión que tienes acerca de la situación actual del país y del mundo en general?
¿Qué decir que no sea de conocimiento general? La situación del país y del mundo es la misma: vivimos un mundo “globalitario”. El golpe de estado financiero, el desmantelamiento de aquello que nos vendieron como “estado del bienestar”, la ruina moral del sistema, la guerra mundial encubierta, la mediocridad política, el miedo de la ciudadanía como arma del estado policial, el desahucio de viviendas (y cultural y de identidad), el escapismo de los medios de comunicación… todo ello, y mucho más, define estos tiempos aciagos. ¿Pesimismo? Bueno, si lo quiere usted ver así…   

Siniestro Total - La paz mundial (2011)


MISCELÁNEA

¿Podrías decirnos…
¡Aarrgh! Es imposible una sola cita. Lo intentaremos…

...un libro?:
Lo dicho: es imposible citar un solo libro (a no ser que sea sagrado y uno sea creyente). Prefiero nombrar el que me estoy leyendo estos días: Cuando despierta el durmiente, de H.G. Wells. Es una visión del futuro escrita en 1899, creo, un poco ingenua tal vez pero que marcó toda la estética de las ciudades de los cómics (la Mega City del Juez Dredd, por ejemplo) y del cine (Metrópolis de Frtiz Lang sin ir más lejos).

...una película?:
Otra que tal. Solía decir que 2001: una odisea en el espacio de Stanley Kubrick, pero desde que vi Shoah de Claude Lanzmann (nueve horas de documental sobre el Holocausto) creo que he cambiado de opción.

...una canción?:
Idem de Cuenca. Pero en esto tengo un truco infalible: Days, de los Kinks. No falla.

...un álbum?:
Mañana cambiaré de opinión, por supuesto. Ahora se me viene a la cabeza el Six de Soft Machine. Es instrumental, sí, pero como es natural yo odio a los cantantes.

...un grupo o solista?:
Madness.

Gracias por tu tiempo tiempo y un verdadero placer hablar contigo.
¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada