eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

lunes, 7 de marzo de 2016

Lolo Moldes - Cráteres (2015). Entrevista a Lolo Moldes


Cráteres es un proyecto artístico que discurre a través de distintas expresiones como la música, la pintura, la fotografía y la poesía; todas ellas latiendo al ritmo de un corazón cargado de emociones y vivencias convertidas en canciones.

En Cráteres confluyen la experiencia profesional de más de 20 años de Lolo Moldes, no sólo como músico y compositor,  sino también como ingeniero de sonido y productor musical, y su amor por la música, a la par que rinde homenaje a su tierra: El Bierzo.

LOLO MOLDES
Cráteres (2015)

10 temas musicales de diversa índole (familia, social, entorno, amor, la tierra, las raíces…) presentan a Cráteres en un formato minimalista, elegante, emotivo y creado en El Bierzo, con la idea de trasladar esta tierra allá donde viaje el espectáculo.

Este disco-libro se pone en pie en un concierto, como no, también multidisciplinar  en el que la música va acompañada de una exposición de las obras que dan identidad plástica a cada tema. Son creaciones de artistas bercianos como Cristina Montero, Ana Gaztelumendi, C. C. Sulé, Jorge Solana, El Abrelatas, Javier Carpintero, Roque Castedo, Raquel Palacio, JuanMa Salví y Roberto Canedo.


LA ENTREVISTA

¿Por qué Lolo Moldes elige ser músico en vez de otra profesión más normal?
¿Más normal? ¿Es anormal ser músico?

Recuerdo, cuando iba al colegio, en segundo o tercero de EGB, algunas tardes me juntaba con un compañero del cole en su casa, para hacer las tareas.
En una ocasión, mientras merendábamos, su madre me preguntó qué quería ser de mayor.
Yo respondle  serio- ...que que se puede sentir un niño cuando cuestionan una decisisa para hacer las tareas en comnos terminan desembocaní que quería ser músico, a lo que ella objetó: -bueno, pero en serio?!- …
¿A caso era poco serio ser músico? ¿Era poco seria mi decisión?
Ese fue el primer golpe bajo, mi primera lección y mi primer motivo para seguir adelante en el empeño por hacer lo que realmente me latía.

De adolescente tocaba en una orquesta de baile y tenia una novia cuyo padre no quería que saliera con un “titiritero”. Un músico era demasiado poco para su hija.
En ese momento me di cuenta de que estaba en el camino correcto.

Lo mejor de todo es que mis padres nunca cuestionaron esa decisión. Cuarenta años después, siguen respetándola, a pesar de haber dejado en segundo plano una carrera que me permitiría vivir cómodamente y sin ningún tipo de problema.
En mi opinión, es otro indicio más de estar en el camino correcto.

He de reconocer que siempre que me hacen esa pregunta, (entenderéis que no es la primera vez que sucede), siento cierto pudor a la hora de responder, porque a veces, (no es el caso), tengo la sensación de que hay un trasfondo enrevesado y eso me hace sentir incómodo.

Ser músico no se elige. Es algo que te toca sin más.
Nacemos, para bien o para mal, con un perfil sensorial que necesita de la música, (en este caso), para alcanzar el equilibrio. Sin ella estamos perdidos. Al menos yo lo siento así en mis vísceras.


Tu música parece beber de muchos estilos, pero podemos encontrar Folk, música de autor, Pop, Country Rock, incluso guiños a Jazz, al Blues, al Ska y el Hip Hop…  ¿Qué ha motivado este sonido en Lolo Moldes? ¿Cuáles son o han sido tus influencias más directas a la hora de hacer música?
Es cierto que mi elección por la música ha sido muy precoz. Ahora bien, una cosa es aprender a tocar un instrumento y otra, decisoria en el proceso creativo, los “nutrientes” atesorados a lo largo de los años.
Es importante tener inquietud por la música a grandes rasgos. Abrir la mente y prepararse para las distintas emociones que evoca su diversidad. Es primordial no cerrarse a lo, en apariencia, inverosímil.

He tenido la suerte de convivir con un familiar cuyo criterio y amor por la música representan uno de mis pilares a este respecto. Su influencia ha sido mi ventana al mundo, en años en los que en España era muy difícil acceder a música de calidad. En años en los que mi mente estaba intacta y expectante.
No hacíamos ascuas a nada. Tan pronto escuchábamos a TOURÉ KUNDA o SADAO WATANABE como nos metíamos una sobredosis de GRATEFUL DEAD, MILES DAVIS, ZAPPA o RYŪICHI SAKAMOTO.
La lista era infinita.  Pasábamos de U2 y SIMPLE MINDS a indagar en las bandas británicas underground contemporáneas, como THE ALARM, LES ENFANTS, concluyendo con VAN MORRISON,…
Eran años en los que solo me centraba en escuchar y analizar. Desde los 8 años, cada verano, mi primo Juan Carlos traía sus maletas llenas de “cassettes” que de antemano tenían su hueco en mis estanterías. Luego llegó la fiebre CELTIC, BLUES, el FOLCLORE… una compañera que adoraba el Hip-Hop…

En definitiva, hay muchos artistas que me han acompañado a lo largo de los años. Últimamente he descubierto algunos que han marcado mi rumbo actual. JOHN SMITH, JOE HENRY,…

Tu último trabajo hasta la fecha es este disco titulado Cráteres (2015) que contiene 10 canciones intimistas y preciosistas de sonido evocador y acogedor, pero siempre con cierto aire nostálgico y melancólico,  donde no solo se le ha dado importancia a las melodías, si no que los textos cobran vital importancia ¿Qué puedes decirnos al respecto? ¿Qué te motiva a la hora de hacer tus canciones?
Cada autor tiene una manera de mostrar su entorno y vivencias.  Cierto que existe un barniz melancólico que, lejos de lo negativo, para mí, representa un estado de sosiego. Es una manera calmada de observar y plasmar el “ecosistema” con sobriedad.  
La tristeza es otra cosa. Otro estadio que desconozco.
Si algo me preocupa o emociona, lo expongo con objetividad, sin aspavientos, tratando de enfocarlo de la mejor manera posible y en un enclave poético en la medida de mis posibilidades.

¿Por qué has titulado Cráteres este último trabajo? ¿Puedes contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
“Cráteres” es una radiografía interior. Un mapa del alma. Heridas cicatrizadas en algunos casos y en otros, reflexiones sobre lo que me incomoda, ya sea social, político o interpersonal. También representa un homenaje profundo y desgarrador a mi tierra, El Bierzo.

Se puede hablar también de una terapia que me ha permitido cerrar círculos, rearmarme y comenzar en otra dirección. En definitiva,  surge de la ruptura con una vida insulsa en la que pocas cosas tienen sentido.

Todo el proceso creativo de Cráteres ha tenido un enfoque individual y recogido.
He tratado de preservar la esencia de mis emociones sin artificios ni agentes externos, tanto humanos, como musicales. En definitiva, lo más cristalina posible.

Desde el momento en que decido abandonar Madrid para refugiarme en El Bierzo con un cuaderno lleno de notas, tomo la decisión de plantearme la producción con una disciplina rigurosa de trabajo diario y sin descanso.

Quizás la anécdota más notable ha sido la lucha diaria por conseguir hacer sonar mi guitarra, dado que no soy guitarrista sino bajista. Nunca me he desenvuelto con solvencia en las seis cuerdas, de modo que primero construí los temas con guitarra acústica y voz, siguiendo la premisa de que, si un tema funciona con guitarra y voz poco más hay que añadir. Y partir de ahí, muchas horas repitiendo los pasajes hasta hacerlos sonar como estaban en mi cabeza. Luego ensamblar unos con otros hasta completar cada tema… Un trabajo artesanal desde cero.

En cuanto consideré que estaba todo listo, puse a punto mi viejo Protools y comencé a grabar.
Maqueté cada tema, secuencié baterías aproximándolas a lo que deberían ser y luego el genio y la humanidad fue cosa de Carlos Iglesias, que comprendió el proyecto desde el primer momento.

Las trompetas se esquematizaron también con samplers y Josué les dio vida y aportó su granito de arena, Al igual que Eider con las segundas voces.

Es un trabajo donde se nota mucho el cariño y el esfuerzo puesto en él. El packaging, formato libro-disco donde mezclas artes tan variopintas como la música, la pintura, la fotografía y la poesía… Es sin duda, un trabajo muy ambicioso ¿Cuáles son tus expectativas con Cráteres? ¿Dónde quieres llegar con este disco? Si yo quisiera una copia de tu música ¿cómo podría hacerme con ella?
Sin duda, era necesario que alguien construyera un lugar para cada tema. Al menos así nació en mi cabeza.
La ilusión de poder obsequiar y exportar al mundo la calidad artística que late en El Bierzo, ha sido otro regalo que me produce una emoción indescriptible.

Por otro lado, mi mayor deseo es acercar al público el universo Cráteres, su atmósfera, en definitiva, trasladarles al germen de cada canción, a mi tierra,... disfrutar con las canciones y el proyecto en general. Poder contar cantando.

Quien esté interesado, puede obtener el disco-libro a través de la web www.lolomoldes.com
Tambien se puede obtener en iTunes y en otras plataformas digitales como Amazon, Bandcamp o CDBaby.

¿Cuáles son los planes de Lolo Moldes para este 2016? Suponemos que girar por salas y festivales, ¿pero algo que puedas adelantarnos? ¿Eventos importantes? ¿Para cuándo nuevas canciones?
En principio nos vamos a centrar en la exposición a medios de comunicación, que tendrá lugar el día miércoles 24 de febrero en el auditorio de la Escuela de Música Creativa, y el concierto presentación, el sábado 12 de marzo en la Sala Barco, ambos espacios ubicados en Madrid.
Por el momento estamos en plena promoción del disco y esa es la prioridad en las próximas semanas.

Es cierto que hay algunas canciones nuevas en recámara. Pero aún hay que darles unas vueltas antes de que vean la luz.


¿Crees que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Creo que el mundo digital abre puertas a la autoproducción. Permite al autor independiente acercarse a un público que elije lo que realmente desea.
A este respecto, la lealtad de un seguidor “digital” es real. El consumidor se acerca al producto y no al revés, como hemos sufrido a lo largo de los años.
Quien decide quién ha de estar ahí, es el gran público y no las grandes compañías, lo cual me parece justo y me reconforta.

Por otro lado, el futuro del músico es seguir haciendo canciones y seguir haciendo carretera.
Las canciones son lo que realmente importa. Si una canción funciona, solo hay que tocarla en directo muchas veces y que cumpla su misión: emocionar. El resto es impredecible, subjetivo e inherente al creador que consigue “conectar” con el gran público.
En mi opinión, cuanto mas “normal”, menos marciano y excéntrico sea un artista, mas posibilidades tendrá de conectar, por afinidades, con la gente. El arquetipo del “malote”, “Guapito”, “Femme fatale” o “Diva” no es mas que un producto hipócrita de las mayor, perfilado para el maistream y que no me aporta nada.

Hoy en día, la gente necesita identificarse con quien vive de la misma manera y tiene sus mismos problemas y conflictos. Y es aquí donde entran textos que cuenten cosas sinceras y desde el alma.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Hay mucha oferta, eso es positivo. El directo es la esencia y sustento del músico, pero en muchos casos, quien contrata, desconoce qué hay detrás de cada uno de nosotros. Quiero pensar que es así como argumento en su favor a la falta de consideración a la hora de pagar.
Por otro lado, me indigna que haya músicos que se prostituyan por acuerdos insignificantes. Si la profesión estuviese regulada como en otros países, nos respetarían mucho más.

¿Cuál ha sido tu mejor momento/recuerdo en la música?
Siempre que concluyo una mezcla y me emociona el resultado.
Mostrar tu trabajo en público también resulta emocionante, pero desvelar un estribillo y que al propio autor, a pesar de su escepticismo, consiga emocionarle, no tiene precio.

¿Cómo es un día normal en la vida de Lolo Moldes?
Pues hoy, por ejemplo, estoy en Burgos haciendo noche después de un día agotador de trabajo. Mañana Guipúzcoa. Pasado León,… De momento tengo que llenar la nevera para poder seguir haciendo canciones.
Durante los dos años y medio de creación de Cráteres, agoté todos los ahorros para dedicarme de lleno al proyecto, de modo que ahora tengo que recuperar la normalidad.

¿Tienes alguna opinión de la actual situación económica y social de España y del mundo en general, que quieras compartir con nosotros?

Se están riendo a nuestra cara.

Me voy a mojar un poco. Permitidme que se me vaya la olla con esta pregunta.

En pocos años, llegaremos a un punto de no retorno, en el que las máquinas sustituyan a los hombres.
El efecto a medio plazo será que las empresas comenzarán a prescindir de la mano de obra humana, acumulando excedentes por falta de demanda y con el consecuente empobrecimiento de la población.
Se reducirá el consumo de manera exponencial, los grandes lobbies  y riquezas recurrirán al sector primario, que será el único que mueva el dinero.
Habrá luchas de poder y terminaremos pagando tasas hasta por el respirar, nuestros campos serán estériles y tendremos que volver a las barricadas.

Es evidente que aún queda pendiente la Tercera Guerra.

LOLO MOLDES
Cenizas (2015)


MISCELÁNEA

¿Podrías recomendarnos…

...un libro?:  
“Historia de una maestra” (Josefina R. Aldecoa)

...una película?:  
“Forrest Gump”

...una canción?:  
Dos; Una para navidades y encuentros: “Fairytale of New York” (The Pogues & Kirsty MacColl) y otra para el resto del año: “Like a Rolling Stone”

...un álbum?:  
“Gravity of Grace” (Jon Smith)

...un grupo o solista?:  
Grupo: The Beatles    Solista: Roy Orbinson

...una afición?:  
Leer

Somos de Segovia, y aquí  siempre tenemos esta duda: ¿cordero o cochinillo? ¿Tú qué prefieres?: 
Cochinillo, por supuesto.

Muchísimas gracias por tu tiempo y enhorabuena por tu disco. ¡Nos encanta!
Muchas gracias a vosotros. Aquí estoy para lo que necesitéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada