eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

lunes, 22 de julio de 2013

Delia Agúndez y Fernando Antón - Voleras, entre seguidilla y bolera (2012). Entrevista a Delia y Fernando

EL DISCO

A lo largo de la historia, el ser humano ha manifestado sus emociones a través de los sonidos. En cualquier instante de ese recorrido, desde cualquier momento remoto hasta hoy, la canción es la savia que impregna la sociedad,  la conforma  y desarrolla de un modo imperceptible y casi tácito. Es a través de su voz, sutil o desgarrada, como podemos descubrir una parte de la sociedad, ya desde el cariz de las palabras, ya desde las líneas de un pentagrama. Porque en las canciones se esconden los discursos personales y los espacios compartidos que evocan la imagen sonora de un pueblo.

Para transmitir el valor de las canciones que afloraban en las primeras décadas del siglo XIX español, el dúo de voz y guitarra formado por Delia Agúndez y Fernando Antón presentan Voleras, entre seguidilla y bolera. Un repertorio de canciones que constituye una parte fundamental del patrimonio histórico y musical de España, fruto del sentir de una sociedad que cristaliza en este género no sólo su identidad, sino también el modo de vivir las emociones cotidianas.

Delia Agúndez y Fernando Antón - Voleras, entre seguidilla y bolera (2012)

El propósito de este proyecto es la recuperación del patrimonio musical nacional constituido por las canciones con acompañamiento de guitarra que recorrieron España entre la Ilustración y el Romanticismo. Del mismo modo, Voleras pretende revivir unas canciones durante mucho tiempo olvidadas, así como dar a conocer y difundir, a través de este repertorio, un espacio sonoro que supuso la consolidación de la identidad nacional desde su presencia en los diferentes estratos de la sociedad española del siglo XIX. Interpretar y recrear un repertorio, evocar sus espacios, recuperar tradiciones, desde la mejor vía posible: la sonora.

Los destinatarios de este proyecto son todas aquellas personas que aprecian la música instrumental, música de cámara y recitales líricos. Gracias a su extensa formación y experiencia musical, tanto investigadora como interpretativa, Delia Agúndez y Fernando Antón, han logrado plasmar a la perfección el trabajo de recuperación realizado creando un programa musical que han sabido interpretar con un gusto excepcional, imprimiendo un carácter único a cada una de las piezas. De este modo, se proyecta a nivel sonoro un trabajo de calidad, donde el patrimonio musical se recupera cargado de la originalidad y creatividad que ostenta la interpretación musical como forma de arte.


LA ENTREVISTA

¿Cómo y por qué surge la idea de que Delia Agúndez y Fernando Antón se unan para hacer un dúo de voz y guitarra y crear una obra tan exquisita como Voleras, entre seguidilla y bolera (2012)?
Fernando: “Voleras, entre seguidilla y bolera” supone interpretar un repertorio de canciones previamente estudiado desde la investigación, es decir, retomar las partituras de los archivos, estudiarlas, comprender el contexto en el que se crearon y darles una sonoridad nueva. Además, estas canciones son parte de la historia de España en el período de la Guerra de la Independencia y de la Constitución de 1812, y forman parte de lo que se podría considerar una identidad nacional en esta época, lo que hace más interesante su interpretación. Esta es, en pocas palabras, la historia que queremos contar con Voleras y el patrimonio cultural que queremos compartir.

Trabajar con Delia no sólo supone trabajar con una soprano profesional que tiene además formación en Musicología, sino que además nos une una historia común. Aunque hemos desarrollado nuestras carreras de forma independiente y en diferentes lugares, compartimos un mismo origen (pues ambos somos de Cáceres), una misma ciudad, y un mismo ambiente. Todo ello hace que la música y el dúo se vean enriquecidos con una mayor sintonía tanto en lo profesional como en lo personal.

¿Cómo es ser músico profesional? ¿Cuántas horas diarias se pueden llegar a dedicar al estudio? ¿Cuál es el panorama actual para un músico de orquesta, de cámara o solista?
Delia: Un concierto es tan solo la punta de iceberg de un perseverante, sacrificado, aunque también enriquecedor, proceso de trabajo. El nacimiento de un músico profesional suele estar unida al inicio de sus estudios oficiales, prácticamente en su infancia. A partir de ahí, se inicia un largo trayecto de crecimiento personal y profesional protagonizado por numerosísimas horas de estudio, esfuerzo y rodaje en escenarios de todo tipo. A veces, esta vida es equiparada a la de los deportistas de élite y la comparativa goza de cierta validez.

Por todo lo anterior, son muy duras e injustas las condiciones a las están expuestos los músicos profesionales en la actualidad. Nuestro país cuenta con  intérpretes de gran talento y un elevado nivel musical que, tristemente, no está recibiendo el apoyo ni reconocimiento básicos para poder proyectar sus carreras dentro y fuera de nuestras fronteras. Si existiera un cambio de perspectiva en este aspecto, España podría ver proyectada su elevada valía en auditorios y teatros de todo el mundo.


A parte de una excelente técnica y posición ¿qué tiene un músico excelente sobre el escenario?
Fernando: Una de las cosas más importantes para un músico, y a la vez más complejas, es ser capaz de transmitir las emociones de la música, y conseguir que el público, cuando termina el concierto, se lleve una sensación placentera y satisfactoria.

Delia: Dentro de las tareas primordiales del concertista es conseguir que, durante su interpretación, el público consiga desconectar del mundo cotidiano que le rodea y tan solo se deje seducir por las historias y mensajes que llegan desde el escenario. Cuando se establece esa comunicación directa entre músico y oyente, se crea una magia que se percibe inolvidable. Parece algo obvio pero no todos los artistas tienen esa capacidad y existen diferentes gradaciones dentro de los que la gozan.

En más de una ocasión oímos que el instrumento es un órgano más del músico. Fernando ¿qué piensas al respecto? ¿Cómo se transmite sin hablar con palabras en un concierto?
Fernando: Efectivamente, el instrumento termina siendo una parte más del cuerpo del músico, quizá debido a la gran cantidad de tiempo invertido en el estudio y a todas las emociones vinculadas a la práctica del mismo durante muchos años. Al final es casi como una relación simbiótica.

En un concierto intervienen muchas cosas: el estudio y la técnica, claro está; pero también los gestos y la concentración para dejar salir lo que la música es para el intérprete. La mejor manera de transmitir en un concierto es compartir con el público lo que la música nos hace sentir.


Sin embargo, la voz siendo el más hermoso de los instrumentos, ¿verdad Delia?
Delia: Más que de hermosura, es una cuestión de empatía. Bajo mi punto de vista, la voz es el instrumento que mejor conecta con los oyentes. El primer estímulo que recibe el ser humano, ya antes de nacer, es el sonido de su propia madre y son voces y sus diferentes frecuencias las que le acompañan a lo largo de la vida. En el fondo, es algo tan íntimo y cercano, que tiene la capacidad de tocar el alma humana de manera directa y rápida.

¿Hay diferencias entre un músico profesional dedicado a la música clásica y un músico profesional dedicado a la música ligera?
Fernando: Quizá una de las mayores diferencias es que la carrera de un músico clásico no es tan explosiva como pudiera ser la de un músico dedicado a la música ligera. La música clásica supone gran constancia en el estudio; una formación amplia, profunda, y continua; y no está tan conectada con lo comercial. Ambas tienen sus pros y sus contras.

Delia: Considero que, actualmente, ambas difieren en numerosos aspectos (formación, mercado, tipos de público etc.) debido, fundamentalmente, a su enfoque y sistema de difusión. De todas formas, ambas tienen algo en común: para lograr una dilatada carrera es necesaria una alta exigencia profesional.

 

¿Qué vamos a disfrutar en uno de vuestros conciertos, como en el próximo del Festival Segovia 2013?
Fernando: En el Festival de Segovia de 2013 vamos a presentar un nuevo programa titulado El Trípili, que está muy relacionado con nuestro trabajo en Voleras en cuanto a que está formado por canciones españolas procedentes de los bailes populares. La novedad de El Trípili se centra en las tiranas, que eran otros de los bailes populares españoles cuyas canciones habían arraigado como canciones nacionales junto a las seguidillas. El título de este programa surge de una de las piezas, la Tirana El Trípili, una melodía que debió ser bastante popular, y cuya letra, cargada de sátira y posibles dobles sentidos, comenta la  costumbre de asistir a los corrales de comedias y las relaciones amorosas. Estamos seguros de que el público de Segovia disfrutará mucho con estas canciones.

¿Podéis contarnos alguna anécdota en algún concierto? ¿Cuál es el sitio más exótico donde habéis actuado?
Delia: El verano pasado realizamos una actuación al aire libre y, justamente cuando empezó nuestro concierto, comenzó a soplar un fuerte viento que quería llevarse nuestras partituras, los carteles y adornos que nos rodeaban, mi pelo e, incluso, a parte del público. Afortunadamente, no hubo heridos (risas). Aún me sorprende cómo, tanto la gente como nosotros, aguantamos estoicamente aquella ráfaga. Creo que no lo olvidaremos nunca.


En muchas ocasiones se echa en falta la presencia de público joven en los auditorios ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué se puede hacer?
Fernando: Bueno, la verdad es que en muchas ocasiones la música clásica cuando se escucha en directo supone un descubrimiento para la gente joven. En nuestro caso, el repertorio que hacemos ha sorprendido gratamente a gente joven que no se esperaba unas canciones tan atractivas y unos temas tan accesibles.

Delia: Considero que la afición por la música clásica va asociado a la educación y a la valoración de la cultura, ya sea en las escuelas como dentro de las propias familias. La música es algo divertido y necesario para la expresión de la persona y, si esto se transmite a los niños desde que son pequeños, la situación podría solucionarse un poco. A partir de aquí, intervienen otros factores económicos, políticos, etc. aunque la base es fundamentalmente educativa.

¿Cuáles son vuestros planes para el resto del 2013 y comienzos del 2014? ¿Algún concierto importante? ¿Festivales? ¿Salidas al extranjero? ¿Nuevas grabaciones, quizás?
Fernando: Pues nada nos gusta más que dar conciertos, y estaríamos encantados de salir fuera de España a interpretar esta música, que es muy española, y de impulsar la ‘marca España’ con nuestra música y nuestro trabajo.

Además, estamos ya trabajando en un proyecto para el dúo totalmente nuevo lleno de emociones contrastadas, y de sentimientos enfrentados. Y preparando otros programas en los que colaboramos con otros músicos, y con instituciones con los que compartimos un gran interés por la música y la investigación. Esperamos que todos estos proyectos vean pronto la luz y que 2014 suponga un gran paso adelante tanto para nosotros como dúo, como para nuestro trabajo.

  
¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy en día? ¿Cuál crees que es el futuro del músico?
Fernando: Que la revolución tecnológica ha cambiado los usos y funciones de la música es más que evidente. Sin embargo y a pesar de todo, la música está siempre presente en la vida cotidiana de todos. Las nuevas prácticas de escucha y de acceso a la música propiciadas por el mundo digital supone que los músicos debemos adaptarnos rápidamente a estos cambios, y esto no resulta sencillo. Sin embargo, la música en directo, en los conciertos, siempre tiene algo especial que la tecnología no puede recoger: la interacción entre el músico y el público, los silencios y la expectación nos permiten comprender la música como algo que va más allá de los sonidos.

Delia: Suscribo lo que ha comentado Fernando. El futuro del músico se basa en los mismos parámetros que su presente y su pasado: emocionar, entretener, culturizar, inquietar, atraer, divertir, educar, conmover… y para eso, no hay nada mejor que el contacto directo con el público.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento / recuerdo en la música?
Fernando: No podría decir un único momento. Para mí lo mejor de la música es dedicarme a lo que me gusta y disfrutar con mi trabajo; poder hacer cada día lo que realmente te apasiona es una gran satisfacción.

Delia: Estoy de acuerdo. Ha habido tantos y tantos momentos que no podría quedarme con uno solo. Cada uno ha sido especial dentro de su contexto. Lo importante es que sigo con la misma ilusión que el primer día en el que, más o menos, intuí que mi camino iría ligado con el arte y los escenarios. Un reto, un proyecto nuevo, la subida al escenario, un buen concierto, los aplausos del público… son los que consiguen que ese espíritu siga vivo.

Delia Agúndez y Fernando Antón - Cesa de atormentarme (Fernando Sor)


MISCELÁNEA

¿Podríais recomendarnos…

...un libro?:
Fernando: ¿Sólo uno? Qué difícil... Entre mis preferidos, todos los de Miguel Delibes.
Delia: Como he dicho anteriormente, me cuesta decidirme solamente por una sola cosa. Han sido tantos los estímulos que me han enriquecido culturalmente que contestar a esta sección se me hace difícil. Un libro que me interesó muchísimo fue El canto de las sirenas de Eugenio Trias.

...una película?:
Fernando: Yo soy de El Señor de los Anillos .
Delia: Cantando bajo la lluvia. Me encanta verla porque me ayuda a sentir la belleza de la vida.

...una obra?:
Fernando: Los paisajes de Gustav Courbet
Delia: Toda la que me haga y me motive para querer saber más sobre su autor o proceso de creación. Por ejemplo, la escultura Desconsol de Josep Llimona

...un álbum?:
Fernando: Pues...entre otros...yo recomendaría... Voleras, entre seguidilla y bolera
Delia: Aquí debería reafirmar la opinión de Fernando, ¿no? (risas)

...un solista?:
Fernando: Hay tantos y tan buenos...Todos los que tocan con pasión.
Delia: El que se adapte perfectamente a mi estado de ánimo si, en ese momento, necesito escuchar música (sea del estilo que sea) para saciar mi espíritu.

Gracias por vuestro tiempo y enhorabuena por vuestra música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada