eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

miércoles, 20 de febrero de 2013

Julio de la Rosa - Pequeños trastornos sin importancia (2013). Entrevista a Julio de la Rosa

EL ARTISTA

Julio de la Rosa nace en Jerez de la Frontera en 1972. Cantante y compositor español de música Pop Rock , estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla, aunque en la actualidad reside en Madrid.

Se dio a conocer como cantante y guitarrista del grupo El Hombre Burbuja, activo entre 1995 y 2002. Posterior este proyecto, ha desarrollado una carrera en solitario, con su nombre, Julio de la Rosa, o simplemente De la Rosa. También ha participado en el proyecto Fantasma #3 junto con Sergio Vinadé, de Tachenko y Pau Roca, de La Habitación Roja.

Ha compuesto bandas sonoras para varias películas españolas: Siete vírgenes y After, de Alberto Rodríguez y Una palabra tuya, de Ángeles González-Sinde, para la que adaptó el célebre tema Corazón contento.
Como escritor ha publicado dos obras de narrativa: Tanto rojo bajo los párpados y Diez años foca en un circo; además del libro de poesía Vacaciones en conjunto con la poeta Adriana Schlittler Kausch, de la Editorial Ultramarina.


EL DISCO

Julio de la Rosa crea una obra en forma de disco lleno de canciones en las que se aprovecha de la comodidad de su situación, donde ningún compromiso le ata, donde se expresa cómo quiere y donde utiliza los recursos  musicales y lingüisticos a su alcance  (que son muchos), para mostrarnos un mundo de subsconsciencia consciente donde las palabras viven aventuras cotidianas junto a las notas musicales, y las historias son contadas en tono denso, en un resignado estado melancólico que dicen tanto, que es necesario escucharlo mil veces para saborearlo y disfrutarlo cada vez más.
Si, Pequeños Trastornos Sin Importancia (2013), es un disco lleno de temas de música profunda y oscura, con letras honestas, y sobre todo, muy inteligentes.


Julio de la Rosa - Pequeños trastornos sin importancia (2013)

Tras el éxito de crítica y público de La Herida Universal (2010)Julio de la Rosa presenta su nuevo disco: Pequeños Trastornos Sin Importancia (2013). En cierto sentido, la continuación lógica de su anterior álbum y, probablemente, la obra cumbre de su carrera por su libertad, su honestidad y unos estribillos memorables que harán las delicias de fans y profanos. Para ello, De la Rosa se ha hecho acompañar de algunas de las mejores voces del panorama nacional: Josephine Ayling (Boat Beam), BunburyAna Franco (Coffee & Wine), Nahúm García (Clint), Miren Iza (Tulsa), Nieves Lázaro (J.F.Sebastian), Ainara LeGardonDani Llamas (Gas Drummers), Xoel LópezJuan Alberto Martínez (Niños Mutantes), Hannot Mintegia (Audience), Miguel Rivera (Maga) y Anni B. Sweet y, como banda, de los mismísimos HavalinaIgnacio Celma al bajo, Manuel Cabezalí a la guitarra, Javier Couceiro a las percusiones, más Jorge Fuertes (We are Standard) a la batería, Abraham Boba al piano y Pau Roca (La Habitación Roja) también a la guitarra.


LA ENTREVISTA

Esta primera pregunta es obligada: ¡Vaya amigos que te gastas! Josephine Ayling, Bunbury, Ana Franco, Nahúm García, Miren Iza, Nieves Lázaro, Ainara LeGardon, Dani Llamas, Xoel López, Juan Alberto Martínez, Hannot Mintegia, Miguel Rivera, Anni B. Sweet, Manuel Cabezalí, Javier Couceiro, Ignacio Celma, Jorge Fuertes, Abraham Boba, Pau Roca, ….este disco podrñia haberse titula do “Julio De la Rosa & Friends” ¿Cómo has conseguido que colaboren contigo tantísimos grandes de de la música actual española?
Llamándoles (risas). A todos ellos los conozco de hace tiempo y mantenemos buenas relaciones. Todos ellos, además, participaron desinteresadamente. Supongo que nos admiramos mutuamente. Muy contento y agradecido a todos ellos, estoy.

El estilo de música que interpretas es un tanto difícil de catalogar. Por decir algo, podría definirla como que es una fusión entre el Pop más underground y el Rock más suave, con un cierto toque abstracto de canción de autor, pero ¿cuáles son tus influencias reales más directas para llegar a este sonido?
Por decir algo, decirlo, no sé (risas). Pero cada cual hace con su boca lo que le apetece. Mira, actualmente estamos a un click de descubrir cualquier cosa, así que la necesidad de las etiquetas pierde un poco de sentido, ¿no crees? Mi música la puedes archivar en rock, pero también en pop. Yo que tú en clásica no la metía, y si la colocas en electrónica te pueden mirar mal. De ahí a hacer subcarpeta tras subcarpeta, no le veo mucho sentido. Creo que la labor musicoperiodística puede ser algo mucho más estimulante para todos. ¿Cuántas palabras hacen falta para que nos entendamos los seres humanos? Y me explico, respondiendo a tu pregunta. Para llegar a este sonido he tenido que escuchar unos trescientos veinte mil discos, ver siete mil películas, leer seiscientos libros, mirar ocho millones de fotos, cuadros, dibujos. Para llegar a este sonido he tenido que practicar sexo con gente a la que nunca amé, amar a personas con las que nunca tuve sexo, consumir alimentos en mal estado, vomitar, dormir a pierna suelta, sollozar a escondidas. No sé qué me influyó más para llegar a este sonido, de verdad, no sé si fueron los ojos de ese perro que un día me mordió mientras montaba en bici, o fue la sonrisa de la primera niña de la que me enamoré, a los ocho años. No sé si fueron los arreglos de guitarra de Sterling Morrison o fueron las percusiones y los coros de los indígenas de la isla de Pascua. ¿Qué fue antes, ese hermoso muro sónico de un grupo como A Silver Mount Zion o la caída de las Torres Gemelas? En función de tal hecho podría aclararme yo mismo algunas dudas, pero no sería más que una tesis. Cada cual que se haga la propia.


Las letras de tus canciones muestra autorreflexiones personales y reflejan historias cotidianas, a modo de metáforas algo abstractas y negativas; tus melodías dibujan escenarios extraños, algo oscuros ¿En qué te inspiras para componer tus canciones?
Disculpa, pero ¿qué son autorreflexiones personales? Creo que para que los seres humanos nos relacionemos correctamente debemos expresarnos correctamente. A ver. Esto es una entrevista que se hace para vuestros lectores. Si, de cara a vuestros lectores, las letras de mis canciones son, no sólo ‘reflexivas’,  sino redundantemente ‘autorreflexivas’ y para colmo ‘personales’, qué quieres que te diga, vas a dar de mí la imagen de un puto ensimismado. Y no creo que sea el caso. Así que no tengo más remedio que desmentirlo. Mis melodías no dibujan nada ‘extraño’, no tengo la culpa de la mediocridad circundante, y perdón de nuevo por la soberbia, pero es que de verdad que pienso la palabra ‘extraño’ no tiene ningún sentido al hablar de mi música. Dime, por ejemplo, y a colación de tus palabras, una sola metáfora abstracta en este disco. De hecho, metáforas creo que hay bien poquitas, casi ninguna, de hecho: ¿Decir ‘yo antes era un valle’ y explicar acto seguido en la propia letra de la canción el juego de palabras de verdad que es tan  ‘abstracto’? No sé en qué me inspiro. Nadie sabe en qué se inspira al crear su obra. Si alguien te responde a esa pregunta, nunca le creas. Te aseguro que miente para quedar de guay.

Incluso ahora en tu carrera en solitario, tras El Hombre Burbuja, sigues siendo una voz destacada dentro de la música de este país, ¿qué se siente después de 15 años siendo un imprescindible en la historia de la música española?
Agradezco tus palabras, incluso el incluso, pero no sé que responderte. Me siento halagado si así sucede, pero no creo que sea imprescindible. Nadie lo es. La gente pierde en un accidente al amor de su vida y a los pocos meses vuelven a estar enamorados y para siempre (cosa que por supuesto no juzgo, sólo detallo). No hay nadie imprescindible.


Hay que reconocer que tu nuevo disco es una obra magna, un trabajo hecho para tomar posiciones entre los grandes discos del año,… pero  ¿qué expectativas has puesto en Pequeños trastornos sin importancia (2013)?
Ninguna. Es mejor no esperar nada de las cosas. Yo he aprendido a hacerlo: un poco, al menos. Por eso hago lo que hago como lo hago. Espero hasta quedarme satisfecho con cada proyecto, pero una vez lo hago público, todo lo que suceda está fuera de mi alcance. Así que no puedo permitirme tener expectativas sobre ello.

¿Por qué lo has titulado Pequeños trastornos sin importancia?
Porque las cosas normales son grandes e importantes. Todos estamos un poco trastornados, y no pasa nada. No es grave. En la mayoría de los casos, al menos, no llega a ser un problema que te pueda llegar a arruinar la vida. Está trastornado el sistema político, económico, social, religioso, ético… ¿Cómo no va a estarlo el de las relaciones personales?


¿De dónde sacas el tiempo y la energía para poder crear un disco, escribir un libro y hacer las bandas sonoras de varias películas?
Una cosa después de otra. Hay gente a la que le divierte jugar a la consola diez  horas seguidas. A mí me divierte estar diez horas seguidas haciendo música, pensando en música, escribiendo. Trabajo rápido, por otra parte. Cuando estoy seguro de algo me dejo llevar por mi intuición. Cuando no, no pierdo el tiempo titubeando: lo tiro a la basura y vuelvo a empezar.

¿Cuáles son tus planes para 2013? Suponemos que girar el disco por salas y festivales, ¿pero algo que puedas adelantarnos? ¿Eventos importantes?
Me caso.

¿Crees que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
El futuro del músico es el mismo de siempre: componer, tocar, grabar, etc. Todo esto me recuerda a aquel momento en que se inventó el fonógrafo y los músicos se rebelaron porque ‘si la gente podía escuchar música en casa, ¿quién va a ir a los conciertos?’. El miedo es un mal aliado. Y recuerden que el ser humano es peor que las ratas. Somos unos supervivientes, y vivo con la tranquilidad de que las ratas no pueden vivir sin música. Todo es cuestión de luchar por tu medio de vida en las condiciones que creas justas para ello.


Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
No lo sé, ni me preocupa. Que cada cual haga lo que le apetezca con su tiempo libre (risas). Si llega una guerra te aseguro habrá más oferta, incluso.

¿Cuál ha sido tu mejor momento/recuerdo en la música?
La primera vez que mi futura esposa vino a verme, que no me conocía en directo.

¿Tienes alguna opinión de la situación actual en nuestro país y en el mundo que quieras compartir con nosotros?
Opiniones, qué vulgaridad (risas).

Julio de la Rosa - Maldiciones comunes (2013)


MISCELÁNEA

¿Podrías decirnos…

...un libro?: 
Anatomía del miedo: Un tratado sobre la valentía (2006) de José Antonio Marina.

...una película?: 
Mamá cumple cien años (1979) de Carlos Saura.

...una canción?: 
Traspiés (1990) de Los Enemigos.

...un álbum?: 
La ley del desierto/la ley del mar (1984) de Radio Futura.

...un grupo o solista?: 
Solista.

Muchísimas gracias por tu tiempo y un verdadero placer hablar contigo.
Un gusto, Josechu. ¡¡Abrazo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada