eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

jueves, 16 de octubre de 2014

GatoPerro - Noches Alegres, Mañanas Tristes (2014). Entrevista a David Llosa

EL ARTISTA

"Noches Alegres, Mañanas Tristes" es el segundo y nuevo disco de Gatoperro, el proyecto personal de David Llosa (Valladolid, 1979), tras publicar "David Llosa es el Gatoperro" (Autoeditado, 2010).

Nos reencontramos con Gatoperro tres años después y en este segundo “round” discográfico el vallisoletano afincado en Madrid ahonda aún mas en los rasgos que dotaron a su primer trabajo de una voz reconocible. Unas letras de engañosa simplicidad que son caramelos envenenados, cargas de profundidad acompañadas de un sonido feroz, que esta vez ha volcado sin tapujos hacia territorios más guitarreros y ásperos.

GATOPERRO
Noches Alegres, Mañanas Tristes (2014)

“Noches alegres, mañanas tristes” no hace prisioneros. Para acometer la tarea, Gatoperro se ha rodeado de una lujosa guardia personal, figuras ya legendarias como José “niño” Bruno, Luca Frasca, Begoña Larrañaga, Josu García o Laura Gómez Palma lo acompañan en esta apuesta. Músicos todos ellos de referencia, que están acreditados e inmortalizados en muchos de los grandes discos de rock publicados en este país en los últimos 20 años, de Loquillo a Calamaro, pasando por Fito y Fitipaldis, Ariel Rot, Josele Santiago, Coque Malla, Enrique Urquijo o Quique González.

Además, se suma al carro la siempre estelar colaboración del argentino Andy Chango cantando junto a Gatoperro en uno de los cortes, “Borracho profesional”, una oda a la ética de la bebida y los bebedores que el bonaerense hace completamente suya.

Se trata pues y esencialmente de un disco de la escuela del rock en castellano, con todo lo que ello implica; actitud, chulería, desparpajo, pero también intensidad, precisión y discurso.
El sonido corre a cuenta de otro “histórico”, un seguro de vida como Jose María Rosillo, que se ha encargado de mezclar y masterizar el álbum en los míticos estudios Eurosonic de Madrid.

Sin embargo no encontraremos en "Noches alegres, mañanas tristes" un ejercicio de rock proselitista, ni nostálgico. Entre los cortes mas guitarreros asoman el country rancheril de “Te follaste a mi mejor amigo”, los retazos funkeros de “La tormenta tropical” o la oscuridad Prog y onírica de “Moscú”. El rock funciona aquí como lenguaje común para adentrarse, sin perder pie, en otros estilos y tomarle el pulso al universo Gatoperro: Urbano, nocturno, irónico y empapado de alcohol. Un paseo por un Madrid que se apaga y desaparece, el Madrid bohemio, desquiciado, crepuscular y cañí.

Una cuidada edición y un libreto profuso refuerzan el hilo argumental de un trabajo que por momentos roza lo conceptual y trasciende a una simple colección de canciones.
“Noches alegres, mañanas tristes” es crudo, descarnado y poco complaciente en su relato, pero también un disco peleón y lleno de humor, que parece proponer una tercera vía argumental entre una escuela más clásica y roquera y otras propuestas más (sub) urbanas y supuestamente actuales y vendibles. Un disco que respira hondo, pegado a la calle, al hoy, al ahora. Un artista que llega para quedarse en un tiempo que se va. Apunten, disparen, fuego: Gatoperro.


LA ENTREVISTA

¿Por qué David Llosa elige el nombre de Gatoperro para este proyecto?
Simplemente lo encontré escrito en la libreta al despertar, así que el nombre, de alguna manera, me eligió a mí. Ponía algo así como “Ahora te llamas Gatoperro”. Quería empezar una nueva etapa. Era un nombre lleno de connotaciones obvias y al mismo tiempo, irresistibles.

Tu  música parece tener  una gran influencia del Rock & Roll y del Blues… pero en la que puede encontrarse guiños a otros estilos, como el Country y del Rock de los 70 y el Rap en alguna ocasión.  ¿Qué ha motivado este sonido en Gatoperro? ¿Cuáles son o han sido vuestras influencias más directas a la hora de hacer música?
Es verdad que el disco tiene una premeditada base roquera, me apetecía agarrar la guitarra y soltar, y creo que le venía bien a lo que quería contar, a la urgencia que transmitían las canciones. Lo próximo que grabe seguro que irá por otro lado y al mismo tiempo tendrá rock, rock como yo lo entiendo, a nivel de sinceridad y compromiso, de autenticidad, de feismo, pero sin estriptis ni estridencias, de contar en una canción lo que no quisieras que supiera nadie o lo que que no quisieras haber sabido nunca. De tirarte al barro. Eso es un estilo en si mismo, mas allá de la camisa que eligas ponerte ese día.



Tu segundo  trabajo, Noches alegres, mañanas tristes (2014) es un disco, donde se percibe cierto aire nostálgico y evocador,  más roquero y canalla que tu disco anterior, y como siempre, con unas letras excepcionales y muy trabajadas… ¿Qué puedes decirnos al respecto? ¿En qué te inspiráis para hacer las canciones?
Ya que haces algo tan obsoleto como grabar un disco, entendido como una colección de canciones in-disolube, como un discurso narrativo o sentimental, mejor elige tus armas. En el anterior no tuve la oportunidad. Para éste empecé a seleccionar una serie de premisas que me marcaran el camino. Quería escribir canciones que se entendieran, bajar a la tierra, contar lo que pasaba en la barra y en la calle sin aspavientos, y contarlo como se hablaba en esos lugares, sin rodeos. Inventé un método para mí, medio en broma: “Aprenda a hablar rock con 500 palabras” y me sobraron 400.

En cuanto a lo de nostálgico, yo personalmente no lo veo, en mi fuero interno desde luego existía, en todo caso, una idea de reaccionar contra ese rollo de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, incluso en lo musical, durante la grabación, en algunos momentos huíamos de los arreglos mas clásicos, para buscar ese rollo un poco desquiciado que tienen estos tiempos. La nostalgia es una forma de dolor amable, y en esas canciones creo que el dolor es dolor a secas, y mas que dolor creo que hay rabia y mala hostia, aunque sea tamizado de humor, de ironía.

¿Por qué has titulado Noches alegres, mañanas tristes a este disco? ¿Puedes contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
El titulo lo tenía cuando todavía no tenía las canciones, se lo oí decir a una amiga, no sabía ni siquiera que era una frase hecha. Simplemente era lo que quería decir. Una frase que define bien esa ciclotimia de la bohemia, de la gente que vive la noche, que la trabaja, con sus pasiones y adicciones, y con su alegría absurda que se desvanece cuando amanece y al día siguiente no queda nada, ni tabaco, ni dinero y te da un ataque terrible de mortalidad.

Lo de las anécdotas es una pregunta cabrona. Si te vale te contaré que cuando vino Andy Chango a grabar a casa, yo por lo menos esperaba una noche movida, porque digamos que le precede una fama hedonista y festiva. En vez de eso acabamos haciendo los deberes de su hija vía telefónica en plan muy familiar, con Andy preguntando en plan “A ver chicos, ¿España y Francia están separados por los montes,…? Sí mi amor esperá,…  ¡¡¡Pirineos!!!” Aquel día calló una chupa de agua tremenda en Madrid y el pobre Andy estuvo tres horas atrapado en un túnel de la M-30. Fue increíblemente generoso y caballeroso, un privilegio total.


¿Qué expectativas habéis puesto Noches alegres, mañanas tristes? ¿Dónde queréis llegar con este álbum?
Claramente la expectativa del disco es llegar al siguiente, te lo digo muy en serio y de ese al siguiente, hasta tener eso que llaman una obra. Yo no hago un disco para evaluarlo a los seis meses, si no para poder sentirme orgulloso de él toda la vida. El feed back en general ha sido muy bueno y aunque no te voy a decir que me llueven contratos, creo honestamente que ha sido un paso adelante, pero vamos, ahí sigue creciendo todavía.

¿Cuáles son los planes de Gatoperro para lo queda de 2014? Suponemos que girar el nuevo disco por salas y festivales, ¿pero algo que puedas adelantarnos? ¿Eventos importantes?
Bueno, tengo varias cosas. Lo más inmediato y que además es una exclusiva para Histéricas Grabaciones, es un disco en directo que seguramente va a titularse “Vivo en Lavapies”. Lo grabamos en la Sala Juglar de Madrid, durante tres noches, en las presentaciones de “Noches alegres, mañanas tristes. No teníamos la pretensión de editarlo cuando se grabó, pero cuando lo tuve en mis manos me pareció que había algo en esa grabación que se había perdido en el disco, una crudeza, algo,… No es un directo al uso, con invitados, instrumentación extra, tus grandes éxitos,…Es un testimonio fiel de cómo sonaba la banda en ese momento, tocando las canciones de ese disco, ademas hemos incluido un tema inédito, “De pájaros y cadenas”.
El disco lo va a publicar Calvario Records y la presentación ya tiene fecha, el 5 de Diciembre, como no, en la Sala Juglar.

Con la banda seguimos tocando, y yo solo estoy haciendo una especie de ejercicio, tocando todas las semanas en la misma sala de Madrid, solo, probando las canciones, desenpolvando otras,… Ya llevamos ventiseis ediciones de “Tardes y mal” y esperamos llegar hasta la cincuenta y tres, un año completo,…


¿Crees que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Creo que Internet ya ha acabado con el mundo de la música como lo conocíamos ayer, o sea que ya estamos en otro momento. Para mí somos la generación con la que se van extinguir los héroes. Si te das cuenta todos los referentes, ya no solo de la música, son del pasado e inevitablemente se están yendo.

No sé, puede ser que la velocidad de la información haya democratizado todo y lo haya banalizado en una espiral de consumo, tal vez se ha perdido la inocencia, la capacidad de sorpresa y hay una saturación, o puede que sea ese rollo nostálgico que hablábamos antes, puede que los genios de nuestro tiempo sean descubiertos dentro de cien años, ha pasado antes.

Yo diría que el futuro del músico es tocar, igual que un pez tiene que vivir en el agua, y apretar el culo, añadiría.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Yo diría que objetivamente no. Que las condiciones para trabajar en la música en este país son catastróficas. Que se están cerrando salas y hay una persecución de la cultura por parte de los ayuntamientos y el estado que a mi me parece premeditada. En Valladolid, mi ciudad, llevo sin tocar mas de tres años, porque no hay un solo bar o sala en el centro de la ciudad en la pueda hacer un concierto, simplemente el ayuntamiento no lo permite, como si un concierto fuera algo obsceno, en España ni siquiera dejan entrar a menores en los conciertos, solo a los akelarres de los grupos de Disney en el Palacio de los deportes, ¡Eso sí es obsceno! Y luego que se van de botellón,…

¿Cuál ha sido tu mejor momento/recuerdo en la música?
Cualquiera de los conciertos que estoy haciendo ahora.

¿Cómo es un día normal en la vida de David Llosa?
Extraño.

¿Tienes alguna opinión de la actual situación de España y del mundo en general, que queráis compartir con nosotros?
Creo que unos pocos tienen las riendas y ya no las van a soltar y que es un mundo injusto y cruel.


GATOPERRO
Noches Alegres, Mañanas Tristes (Cara A) (2014)


MISCELÁNEA

¿Podrías recomendarnos…

...un libro?: 
Versos etílicos de Pepe Rueda, por cierto el que tenga mi ejemplar que me lo devuelva.

...una película?: 
Gatoperro  2 “La venganza”

...una canción?: 
A Dios rogando y con el mazo dando.

...un álbum?: 
Jack Daniels.

...un grupo o solista?: 
Solista, gracias.

...una afición?:
Encender un porro y escuchar un buen disco del tirón, una práctica en peligro de extinción.

Muchísimas gracias por tu tiempo y enhorabuena por tu música.
Histéricos siempre, gracias a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada