eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

lunes, 16 de septiembre de 2013

Vihmana - Un Ocaso Trascendente (2013). Entrevista a Nacho Hernández

EL ARTISTA

Vihmana comenzó en 2007 como el proyecto personal de Nacho Hernández, con la idea de mezclar diferentes estilos musicales (death/doom metal, música étnica, ambiental, gótica, etc.) con textos que tratan sobre mitología, esoterismo, misticismo y temas humanos profundos.

Templo  (Nooirax Producciones, 2009) fue el primer trabajo discográfico de Vihmana, un EP fuertemente influenciadas por el metal oscuro y la música étnica (fundamentalmente de oriente medio y la India), así como por los pasajes ambientales y el rock gótico y progresivo, signos de identidad de la música de Vihmana.


EL DISCO

Un Ocaso Trascendente (Nooirax Producciones, 2013) es un nuevo paso evolutivo en la música de Vihmana: los diferentes estilos que caracterizan su música siguen presentes, adquiriendo una nueva dimensión e incluyendo nuevos elementos, arreglos e instrumentos. En él podemos encontrar claras influencias de la música de oriente medio (Alminar), de las bandas sonoras del cine clásico (un Ocaso), el rock progresivo (Caminante del Sueño), la contundencia y velocidad del black metal (al Alba Inhumana), la cadencia pesada y deprimente del doom (Hasta nuestra Completa Aniquilación) o los sonidos clásicos del rock gótico (el Rumbo de Nadie).

Vihmana  - Un Ocaso Trascendente (2013)
  
El álbum cuenta con un total de 8 canciones: un Ocaso, al Alba Inhumana, Caminante del Sueño, Alminar, Hasta Nuestra Completa Aniquilación, el Rumbo de Nadie, Monzón y Amatevi (versión de la mítica banda siciliana de world music Agricantus).
Todas las canciones y las letras han sido compuestas por Nacho Hernández, a excepción de Monzón, (compuesta por Vicente Monge, con arreglos adicionales de Nacho Hernández) y Amatevi, (compuesta por Pivio, Aldo de Scalzi y Agricantus).


LA ENTREVISTA

¿Por qué el nombre de Vihmana?
Las vimanas son míticas naves voladoras descritas en la antigua mitología hinduista que presentaban muy diferentes morfologías y que eran utilizadas por los dioses a modo de máquinas de guerra o para desplazarse, incluso a través del universo. Es un contexto épico, alégorico y místico que creí que podía representar bastante bien mi música, más si cabe por la inclusión de elementos y melodías indias en ella.
Me hubiese gustado haber llamado al proyecto “Vimana”, pero para mi sorpresa, vi que ese nombre ya había sido utilizado por una banda brasileña de rock progresivo de los 70, así que decidí decantarme por “Vihmana”, una acepción menos común de las ya de por si difíciles traducciones del sánscrito.

Tu música tiene una influencia variada, una magnifica mezcla entre el Rock, el Metal y la música clásica. Realmente es una curiosa mezcla de estilos, pero en la que puede encontrarse guiños a otros estilos,  ¿qué ha motivado este sonido en Vihmana? ¿Cuáles son o han sido tus influencias más directas a la hora de hacer vuestra música?
Mi idea original al crear Vihmana era mezclar las músicas que más me gustaban, esto es (a grandes rasgos): música étnica (sobretodo de oriente medio, el mediterraneo y la India) y los estilos más “oscuros” del metal, como pueden ser el doom, el death y el black. Lo que pasa es que esta idea (que ya de por si es bastante laxa) se me acabó quedando demasiado limitada, así que decidí dejar rienda suelta y tratar de unificar de una manera natural todas las músicas que realmente rondan por mi cabeza, sin miedo pero con sentido, por eso también se pueden encontrar  toques de otros tantos estilos, que se yo… Rock gótico, rock progresivo, flamenco, bandas sonoras, ambient…


Tu disco Un ocaso trascendente (2013) es un disco que tiene una gran producción, con canciones muy intensas y espectaculares, de carácter épico,… donde nos cuentas historias postradas en tiempos abstractos con letras ciertamente impredecibles e imaginativas… ¿Qué puedes decirnos al respecto? ¿En qué te inspiras para hacer las canciones?
¡Me ha gustado mucho esa descripción! Estoy muy de acuerdo con eso de “historias postradas en tiempos abstractos”, es esa precisamente la intención, que sean letras universales, válidas para cualquier época, como cuando lees una obra clásica; de hecho, al escribir mis letras siempre evito referirme a cualquier elemento “moderno”, no creo que puedas encontrar una palabra o un objeto en ellas que no existiese hace 3 siglos, pero sin necesidad de utilizar un lenguaje arcaico.
La inspiración viene de muchos lados, pero en general suelen ser letras existencialistas que se mueven por diferentes parámetros. La literatura, la filosofía, la historia, la religión, los ritos  y las culturas en general están siempre presentes de alguna manera.

¿Por qué has titulado Un ocaso trascendente? ¿Puedes contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
“Un Ocaso Trascendente” (aun sin ser un disco “conceptual”) presenta dos claras vertientes: el apocalipsis y la esperanza, una esperanza liberadora que surgirá del colapso. Estamos viviendo una época difícil, muy confusa, donde la banalidad y el egoísmo campan a sus anchas amparándose en el beneficio propio, poco a poco nos vamos acercando a una especie de anarquía ética, y la tecnología nos lleva de la mano en este camino, ni siquiera tenemos tiempo para asumirla. Es una reflexión bastante larga, pero pienso que esta situación (de seguir esta dinámica) derivará en algo inasumible, y quizás quedé muy poco para que eso ocurra. Muchos de nuestros grandes males están tan fuertemente instaurados que parece que hubiese que hacer una tremenda limpia y volver a construir desde cero para poder solucionarlos, pero es aquí donde podemos encontrar la esperanza, en renacer de las cenizas para ser más fuertes y estar más equilibrados. Por eso el título del álbum, el concepto de “ocaso” como decadencia y a la vez como puesta de sol, y su consiguiente amanecer “trascendente” que iniciará una nueva era.

En el álbum estas dos ideas se encuentran bien identificadas; el ocaso en canciones como “al Alba Inhumana” o “Hasta Nuestra Completa Aniquilación” y la esperanza trascendente en “Caminante del Sueño”, “el Rumbo de Nadie” o incluso la versión de Agricantus, “Amatevi”.
Ahora mismo no recuerdo ninguna anécdota especialmente relevante durante la grabación del disco, pero las primeras sesiones las dedicamos a las baterías, una semana en julio de 2012; en el estudio el Fary era protagonista, nos animábamos unos a otros con sus míticas frases como “¡Ere un Fenómeno!” y nos íbamos de juerga cuando acabábamos la jornada, a camelar, como a él le hubiese gustado, lo pasamos genial.


¿Qué expectativas has puesto en Un ocaso trascendente? ¿Qué vas a hacer para su promoción? Si yo quisiera una copia de tu disco ¿cómo podría hacerme con ella?
Las expectativas son las más altas, teniendo en cuenta las limitaciones. El disco se está promocionando desde su lanzamiento y ha sido enviado a muchos medios nacionales e internacionales, varias radios están dándole cobertura y espero que en el futuro todo esto vaya a más.
Las copias “físicas” pueden comprarse a través de Bandcamp (vihmana.bandcamp.com) y el Facebook oficial de Vihmana (www.facebook.com/vihmana), además el álbum está presente en las principales plataformas digitales: ITunes, Spotify, Amazon, Google Play y Grooveshark.

¿Cuáles son los planes de Vihmana para lo queda de 2013 y primeros de 2014? Suponemos que girar el nuevo disco por salas y festivales, ¿pero algo que puedas adelantarnos? ¿Eventos importantes?
Sería genial poder presentar “un Ocaso Trascendente” en directo próximamente, pero al ser un proyecto en solitario necesitaría encontrar los músicos necesarios para montar una banda de este calibre, nada fácil teniendo en cuenta la cantidad de instrumentos y arreglos presentes en la música de Vihmana. Es una realidad muy posible y que tengo muy en cuenta, pero todo depende del interés y la aceptación que genere el disco.


¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Por supuesto. El mundo de la música ha cambiado radicalmente, intentar recuperar un poco del terreno perdido con respecto a lo que pasaba antes de la llegada de internet es una causa perdida. Sinceramente, no me gusta como están las cosas, hay una saturación increíble y eso no es normal. Aparte, el consumo musical es de usar y tirar, en general. Recuerdo cuando yo o mis amigos nos comprábamos un cd y lo escuchábamos una y otra vez, releíamos las letras, mirábamos el diseño… ¡Y dábamos oportunidad a los discos! Es muy normal que una canción en una primera escucha no te llame demasiado la atención y que al irla oyendo más veces te acabe encantando. Creo que eso ya no ocurre, hay muchísima gente que no ha escuchado ni un 25% del total de la música que tiene acumulada en sus dispositivos. Consumo, consumo, consumo…
El futuro de los músicos pasa inevitablemente por los directos, claro está, pero es que también hay una masificación de conciertos, y lógicamente afecta al interés del público. Además, es la serpiente que se muerde la cola: para sacar beneficio de los conciertos has de tener un cierto renombre, pero cada vez es más difícil debido a esta saturación que comentaba antes… En fin, que lo veo muy negro, parece que estamos condenados a ser sólo músicos por amor al arte.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Si y no, vuelvo a lo de antes: es cierto que hay más conciertos pero, ¿y la calidad de los mismos? A mi me da igual que el viernes en Madrid haya 50 entre los que elegir, lo que me importa es que sean realmente atractivos. ¿Sacrificamos calidad por cantidad? Hay promotoras (como Nooirax Producciones, el sello que nos lleva a mi y a otras tantas bandas) que están haciendo un trabajo increíble trayendo a grupos de todas partes del mundo, bandas de calidad, de estilos muy diversos, pero también cada vez es más frecuente un fenómeno muy preocupante: grupos de aquí que tocan bajo pésimas condiciones ecónomicas, y bandas extranjeras de cierto renombre que ni siquiera vienen ya porque no les sale ni mínimamente rentable. ¿Es esto una época dorada? No lo tengo muy claro…

 

¿Cuál ha sido tu mejor momento/recuerdo en la música?
Seguramente cuando salió el primer ep “Templo” y recibí las cajas con todas las copias; era mi primer trabajo discográfico, y la ilusión era tremenda, no me lo creía cuando tenía el cd en las manos.

¿Tienes alguna opinión de la actual situación de España y del mundo en general, que quieras compartir con nosotros?
Pues que las cosas están fatal aquí, con tanta corrupción y desfachatez por parte de nuestros políticos, ¿qué voy a contar que no sepamos ya todos? Aparte de esto, creo que la sociedad española arrastra una serie de males endémicos que han servido como caldo de cultivo para que jueguen con nosotros como lo están haciendo.
Con respecto al mundo, los intereses de los poderosos (llamémosles poderes tácitos) mueven los hilos a sus antojo, quitando y poniendo, manipulando de mala manera, imponiéndonos nuevos modelos sociales y tecnológicos que no resistirían ni un mínimo análisis lógico de no estar todo tan sumamente viciado. Si tienen que recurrir a la violencia, lo hacen con mucho gusto (como podemos ver en Oriente Medio) y lo hacen de la manera más descarada, da igual que la opinión pública crea sus mentiras o no, ya no importa, la gente está demasiado interesada en mantener su supuesto equilibrio vital, es mejor creerse la película o mirar a otro lado.

Vihmana - Un Ocaso Trascendente (Teaser, 2013)


MISCELÁNEA

¿Podrías decirnos…

...un libro?:
Cualquiera de Rumi.  

...una película?:
El Drácula de Coppola.

...una canción?:
Riddle of Steel/Riders of Doom de Basil Poledouris, de la banda sonora de Conan el Bárbaro.

...un álbum?:
“Majoun” de Richard Horowitz y Sussan Deyhim

...un grupo o solista?:
Me resulta muy difícil responder a esto, son muchos y no tengo un “preferido”, además, no soy nada mitómano.

Muchísimas gracias por tutiempo y enhorabuena por tu música.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada