eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

domingo, 26 de enero de 2014

BBTones, tiempo de música, tiempo de vivir. Entrevista a Beatriz y Betín

EL GRUPO

BBTones es un dúo formado por Beatriz, una de las "B" de BBTones y Alberto, o mejor “Betín”, porque si no lo de las "Bs" no tiene mucho sentido.
El grupo aún no tiene disco grabado, pero si algunos vídeos locos (puedes buscar sus vídeos en el usuario "betincrack" en Youtube), hecos por ellos solo por diversión.
Así que como puedes ver, no son unos músicos al uso, ni tampoco importa.

Llevan tiempo en esto de la música pero siempre como una vía de escape (aunque cada uno de ellos tiene sus inicios y sus costumbres musicales bien diferentes). No es hasta que no inician un viaje en noviembre de 2010 que les llevó por el continente americano, que no se decidieron a soltarse un poco la melena y a actuar ante un público extraño, aprenderse un repertorio, tragarse los nervios, componer,...


Porque sí, en ese viaje extraordinario, que le ocupó más de un año y medio, Beatriz y Betín nos cuentan que se llevaron la guitarra a cuestas, y ¡en una funda rígida! “No te quiero ni contar la pinta que llevábamos con las mochilotas a la espalda, una más pequeña delante y la guitarra en la mano (aunque muchas veces la arrastrábamos porque le pusimos ruedas).”
Luego vino la quena, la zampoña, el charango, las maracas, la clave africana,... que todavía (nos confiesan) que saben tocar.

Prepararon un repertorio de unas 10 canciones en un barco en viaje a América: Lisboa-Sao Paulo que duró 15 días. Durante los primeros meses del viaje solo hicieron eso “viajar”, pero también repasando el repertorio y atreviéndose a tocar brevemente para la gente que íban conociendo a bordo. “Los temas eran canciones que igual ya habíamos cantado antes, de grupos españoles sobre todo, y de nuestra generación ('78) como Sabina y Jarabe de Palo, pero también Serrat o Peret y, por decirte algo más nuevo (reconocemos que estamos muy desactualizados), Ben Harper o Carmen París.” “Por cierto, Alberto toca la guitarra, una preciosa guitarra española amplificada, y yo llevo la percusión”. Ambos cantan, como solistas o acompañando al otro.


El debut de BBTones llegó en un sitio con pedigree: Cabo Polonio, en Uruguay. Un personaje de allí les dejó dormir gratis en su hostel un noche más para que pudiesen tocar en un bar, cuyo nombre ha quedado borrado por el olvido,  pero en el que el día anterior había tocado la hija de Spinetta, un reconocido cantautor argentino. ¿Y cómo salió el concierto? “Bueno, salió más o menos. Mejor que mejor para ser un debut. Además, al volver de noche al hostel, conocimos el fenómeno de las Noctilucas (ahí lo dejo).”

Pero Beatriz se explaya en su interesante explicación. “Luego fuimos tocando, y de muy diversas maneras y a cambio de diferentes cosas (que mal suena eso) en varios lugares de Latinoamérica, pero siempre muy modestos y porque alguien nos lo proponía, o porque nos lo proponíamos. ¿Los mejores sitios? A mí me encantó tocar en un teatro de Caracas, colaborando con la compañía Teatro Nueva Era. Todo un gustazo para una actriz-universitil como yo y estudiosa dramaturga. A Alberto también le viene a la mente esta actuación en primer lugar cuando le pregunto. Todos nos gustaron y en todos pasamos nervios.”
En mayo del año pasado Beatriz y Betín volvieron y lo primero que hicieron, fue tocar. En Málaga, en el chiringuito playero de unos amigos de la pareja, La Cubana de Benálmadena. Allí fue donde llegó su barco, “porque sí, también volvimos en barco: Panamá-Miami-Málaga, 18 días.”

BBTones llevan un ritmo lento, incluso en los viajes, y su andar por la vida también es así. “Necesitamos tiempo para vivir... como queremos.” Por eso, procedentes de Barcelona, de donde son originarios, ahora se han venido a vivir a Fuentidueña (la familia de Beatriz es de Segovia y en Carrascal vive su abuela de ¡¡91 años!!).
“Lo de la música, en estos momentos, lo manejamos con calma, más yo que Alberto, al que le motiva muchísimo más. Pero ya hemos hecho tres o cuatro actuaciones: en el chiringuito de la Serranilla, en Fuentidueña y en Sebúlcor. Luego tocó el Mercado Hortelano, que al igual que ellos, de aficionados, pero con ambiciones, y La Oveja Negra de Cabañas de Polendos.”

Quieren grabar sus temas en condiciones, cuando se pueda, e implicar a más gente en el grupo. Montar los vídeos que tienen por ahí pendientes y, a poder ser, reclamar la visita de las musas para componer más temas; hacer nuevas versiones en las que ya están pensando, con más repertorio del otro lado del Atlántico. 

Puedes encontrar más información sobre BBTones en su Facebook.


LA ENTREVISTA

¿Por qué el nombre de BBTones?
Las dos “BB” son por Beatriz, la voz femenina de BBTones, y Betín (de Alberto), la voz masculina. “Tones” es por su significado musical y porque hace referencia a un grupo que montamos con unos amigos, “PinaTones”, cuando quedábamos allá por 2009 para tocar algunos temas en un local de ensayo de Barcelona, donde vivíamos.

¿Qué tipo de música hace BBTones? ¿Cuáles son vuestras influencias más directas para tocar este tipo de música?
Diríamos que el tipo de música que hacemos es pop-rock con aires flamencos y matices de cantautor. En nuestras canciones buscamos transmitir nuestra filosofía, nuestras experiencias y emociones, también con humor. Nos gusta explicar de dónde viene lo que cantamos o por qué es especial para nosotros esa canción.

En cuanto a las versiones, cantamos temas de grupos españoles que siempre nos han gustado, como son Sabina, Serrat, Manolo García, Jarabe de Palo, Carmen París, Lluís Llach, Los Rodríguez, etc., así que buena parte de las influencias nos vienen de ahí. Con las versiones en inglés también nos atrevemos teniendo temas de Ben Harper o Glen Hansard.

Los aires flamencos con los que  damos aroma a las versiones nos vienen de influencias como Los Deliqüentes, Dusminguet, Peret o Kiko Veneno y de las clases de flamenco clásico de Betín. Los matices de cantautor proceden de artistas como Albert Pla, Joaquín Sabina, Ben Harper o Carmen París. Nuestro largo viaje por América también ha sido decisivo para empaparnos de su música, sobre todo del folklore.

Betín tiene además cierta debilidad por cantores melódicos y de rancheras como son Miguel Aceves Mejía, Antonio Aguilar, Jorge Negrete, Pedro Infante, Nino Bravo o Victor Manuel. A Beatriz le gustan las voces con personalidad, con profundidad y matices, como Janes Joplin, Norah Jones, Carmen París, Tom Waits, o las grandes mujeres de la música negra. Siempre dice que le gustaría cantar en un grupo de jazz y podría bailar funky hasta el amanecer.




Aún sin álbum, pero si con algunos temas propios en vuestro repertorio  ¿Qué os inspira  la hora de hacer vuestras canciones? ¿Cómo seleccionáis las versiones?
A día de hoy tenemos 12 temas propios en los que las motivaciones o inspiraciones han sido variopintas. Algunos han surgido de la necesidad de contar algo, algo que hemos visto o sentido. Otros de la diversión de inventarse historias, donde siempre hay algo de cosecha propia en ellas, aunque parezcan fantasiosas. Y otros motivados por una ocasión especial y para una persona en particular (la distancia del viaje nos motivaba a hacer este tipo de regalos).

Con respecto a las versiones tocamos temas que hemos cantado en múltiples ocasiones entre amigos y que a nosotros nos han gustado y nos siguen gustando. Da igual el estilo, buscamos temas que nos apetezca cantar, que signifiquen algo especial para nosotros, que nos divierta, que nos hagan sentir bien cantarlos. Por otro lado no siempre nos apetece cantar los mismos temas y vamos dejando algunos atrás.

BBTones es una banda formada hace no mucho tiempo, pero ya habéis tocado bastantes conciertos, e incluso fuera en otros continentes, ¿qué podéis contarnos sobre esto?, ¿qué es lo que ofrecéis en vivo que anime al público a acudir?
BBTones nació a principios de 2011, en los primeros compases de un apasionante viaje de 18 meses que tuvimos la suerte de hacer por América Latina. Además de las enormes mochilas que cargábamos a la espalda nos acompañaba también una preciosa guitarra española (flamenca electro-acústica) dentro de una funda rígida con ruedas que fuimos arropando con pegatinas de todos los lugares que visitamos. Así empezó esta historia, sacando la guitarra y cantando para divertirnos y entretenernos cuando nos apetecía. Fue la gente que nos iba escuchando quienes nos animaban a tocar y así debutamos en Uruguay, en Cabo Polonio, con su faro de 12 segundos (de oscuridad) y sus preciosas noctilucas.
Nos empezamos a quitar la vergüenza de actuar ante público y tocamos en varios sitios de Argentina y Chile: pubs, bares, restaurantes... a veces de manera concertada y otras improvisadas. A veces a cambio de la cena o de algunas copas, otras a voluntad, pasando la gorra. Recordamos con mucho cariño nuestra colaboración en una obra de teatro en Caracas en la que ambientábamos las escenas, y en Cancún, amenizando las cenas de los turistas que visitaban la zona hotelera (¡¡incluso nos arrancamos por rancheras!!). También guardaremos siempre en el corazón los dos conciertos benéficos que pudimos hacer en Tegucigalpa para una ONG (INJOCA, en el proyecto “Casa Domingo”) con la que colaboramos durante un mes.  Una experiencia inolvidable.

En vivo ofrecemos sinceridad, para empezar. Somos de carne y hueso, estamos empezando, y cuando cantamos lo damos todo, nos emocionamos, transmitimos lo que sentimos y hasta ahora la respuesta de quienes no han escuchado en directo ha sido muy positiva. La complicidad que tenemos entre nosotros, la manera de dirigirnos al público y de lidiar con micros y monitores en lugares acondicionados, o con el viento más huracanado o el sol más abrasador en sitios al aire libre logran captar la atención y la empatía del público, que no es poco, además de sus aplausos. 


¿Qué proyectos tiene BBTones para lo que queda de 2013 y primeros de 2014? Suponemos que seguir dando conciertos, pero ¿hay algo más que nos podáis contar? ¿Grabar un disco o maqueta, quizás?
Los siguientes pasos que queremos dar es la ampliación de repertorio, introduciendo temas que nos hagan vibrar, de aquí y de allá (América) y preparar más temas propios, ya que actualmente sólo estamos tocando 4 en nuestras actuaciones.

Lo de seguir dando conciertos nos encantaría, aunque no nos estamos moviendo ni promocionando al respecto... Desde que nos instalamos en Fuentidueña, a finales de febrero de 2013, hemos tocado en eventos colaborando con amistades que hemos ido haciendo: en la Semana Cultural de Fuentidueña, en la Fiesta de la Cerveza Artesanal de Sebúlcor, en el Mercado de Horticultores Aficionados de Cabañas de Polendos y en la muestra de cortometrajes “Imagínatelo en corto” de Ayllón. También tocamos en verano en un par de ocasiones en el chiringuito de la Serranilla, en el embalse de las Vencías. ¡A ver qué nos depara el 2014 en este sentido!

Lo que sí tenemos ganas es de grabar una maqueta, con nuestros temas y con las versiones que mejor nos hacen sentir. De momento no tenemos medios para ello pero lo tenemos en mente. También estaría muy bien colaborar y compartir con otros músicos, para crecer y disfrutar con un enfoque musical más amplio. ¡Echamos de menos juntarnos a tocar!

¿Cuál es vuestro mejor momento/recuerdo en la música en este breve espacio de tiempo que lleváis?
Siempre que te subes a un escenario es toda una aventura. Te expones. Te desnudas por dentro. Por eso cada actuación conlleva un recuerdo peculiar. Pero si hay una actuación que recordamos ambos al unísono al pronunciar esta pregunta en voz alta es la de Caracas. Fue realmente especial.

La vecina de la amiga que nos hacía de anfitriona es directora de teatro y, sin habernos escuchado, ni ella ni su grupo de actores, nos recibieron y animaron con efusividad y mucho cariño para acompañarles en dos de sus pases. La sensación de poner música de fondo a las palabras y a las emociones de las escenas de una obra que habíamos visto tan sólo una vez fue genial. 

La obra estaba ambientada en un bar de alterne, y el día del estreno los músicos llevaban una guitarra eléctrica con pedalera, sintetizador y un portátil con un software muy versátil logrando un efecto muy bueno que creaba un ambiente perfecto para la obra. Al día siguiente, nuestro turno, los ánimos de todo el personal eran maravillosos. Ambientamos la obra con los temas que nos sabíamos y alguna improvisación y reconvertimos las escenas sensuales de las bailarinas del bar de alterne en una especie de sensualidad “caraqueña-flamenca”, papel que adoptaron las actrices de manera improvisada según iba sonando la guitarra. Fue verdaderamente muy bonito.

Y cómo no recordar también esa primera actuación “profesional” en Cabo Polonio, en un bar donde, la noche anterior, había tocado el grupo de la hija de un músico argentino archireconocido. “BBTones” tocamos para la gente que estaba cenando y elegimos tocar nuestros temas para que acompañaran. No salió tan bien como deseamos pero en el camino de vuelta, esos misteriosos destellos de la arena, las noctilucas, nos ayudaron a ver nuestra actuación con más optimismo.

Conseguimos tocar en Cabo Polonio gracias a nuestra obstinación y a la generosidad de Hernán, nuestro casero, que nos regaló una noche de hostal más e hizo las gestiones pertinentes para que tocásemos allí (¿nuestro primer mánager?). Y así ha sido también en muchas de las otras ocasiones en las que hemos tocado.




¿Qué destacarías dentro del panorama nacional e internacional?
No estamos precisamente al día en lo que se mueve musicalmente en los medios, pero tenemos amistades que hacen buena música y que seguramente aquí no conozcáis: MINOVA es un grupo de pop electrónico con un sonido muy pero que muy cuidado con melodías y mensajes muy interesantes. Aunque la letra esté en catalán estamos seguros que os gustarán. Y por otro lado os recomendaríamos a MIGUEL ÁNGELDE LA ROSA, un artista de la nueva trova cubana, instalado en Barcelona y fundador de la “Nit de Trovadores” (la noche de trovadores) en el barrio del Raval, con una escritura, una interpretación y un acompañamiento a la guitarra dignos de grandes escenarios.

¿Tenéis alguna opinión de la situación actual de España y del mundo en general que queráis compartir con nosotros?
No sería cuestión de rellenar páginas y páginas con nuestra visión de nuestro país en particular y el mundo en general, pero sí queremos hacer un pequeño aporte: no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita.

En lugar de preocuparnos tanto por el crecimiento económico deberíamos echar un vistazo al planeta y replantearnos en serio, con responsabilidad, qué le vamos a dejar a las generaciones futuras. ¿Qué opciones de desarrollo? ¿Qué ríos? ¿Qué océanos? ¿Qué tipo de valores? ¿Y de energía? ¿Qué necesidades de consumo? ¿Qué tipo de relaciones humanas? ¿Qué?

Tanto los dirigentes de este país como los de la Unión Europea y las primeras potencias mundiales son demasiado cortoplacistas en su gestión y en su visión, y casi todos tienen severos problemas de ego. Es difícil ver más allá, pero los líderes deberían ser aquellos quienes tuvieran esa gran capacidad, la de trascender al ego, a los intereses particulares y gestionar los recursos que el planeta pone a nuestra disposición para satisfacer el bien común. Y no lo son. Ni lo serán, porque a una gran mayoría parece que ya le está bien el mundo como está. Mientras gane su equipo el domingo...


BBTONES
Suplicio amoroso (2013)



MISCELÁNEA

 ¿Podríais recomendarnos…

...un libro?: 
La pell freda (La piel fría) de Albert Sánchez Piñol. Inquietante, soprendente, conmovedor.

...una película?: 
Betín apuesta por Matrix y verla tres veces para descubrir todas su capas. Beatriz se queda con Revolution Road, mucho más intimista.

...una canción?: 
So what!, de Miles DavisImpresionante, te lleva a la alegría.

...un álbum?:  
Pa' mi genio, de Carmen París. Su primer álbum y nuestro descubrimiento. Recomendamos una píldora de su directo, al menos, una vez al año.

...un grupo o solista?:
Antònia Font, grupo mallorquín. ¡Acaban de anunciar que se retiran después de 16 años de carrera.

Muchas gracias por vuestro tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada