eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

miércoles, 20 de junio de 2012

Arrabel, fieles a la cultura tradicional castellana. Entrevista a Ricardo Fraile

eL GRuPo

Arrabel es una Asociación Cultural de Música y Danza cuya finalidad es recuperar, desarrollar y difundir la Cultura Tradicional Castellana. En lo relativo a la Comunidad de Madrid, su archivo documental podría resumirse estadísticamente en más de 500 temas musicales grabados y más de 60 coreografías filmadas.

Arrabel participa regularmente como invitada en exhibiciones y festivales, organiza muestras, talleres y conferencias ilustradas sobre ritmos y danzas, entre las que cabe destacar los Talleres-Encuentros de Percusión tradicional que celebran en Navidad, así como la Zambombada de Madrid. En el ámbito de la recuperación de fiestas



La eNTReViSTa

¿Por qué el nombre de Arrabel?  
Arrabel es el nombre que se le da en algunas comarcas madrileñas a un instrumento tradicional muy común en muchos sitios: la huesera. También se llama ginebra, los huesos, carrañaca si es de cañas, osets en Cataluña… Es una ristra de tibias de cordero, (pueden ser también fémures de aves de corral o cañas o palos) ensartados en cordel o en alambre, que se rascan con una castañuela normalmente, aunque en algunos lugares lo hacen con un palo, con una piedra o con otro hueso. En fin, ya veis que algo tan sencillo puede dar muchas variantes. En Colmenar de Oreja, al sureste de Madrid, son muy tradicionales las formaciones percusionistas en que tocan grandes zambombas y estos que llaman arrabeles. El nombre de nuestro grupo se tomó de ellos, pues ya desde su nacimiento nuestra asociación ha estado muy relacionada con rondas y grupos de pueblos, de esta Comunidad y otras provincias castellanas. 

¿Cómo os definís dentro del variado mundo del folk?
Bueno… Para empezar no somos exactamente un grupo musical, sino una asociación cultural. A lo largo de los 30 años que llevamos ha pasado mucha gente con motivaciones diversas, y en las diversas épocas han ido variando los intereses, los repertorios, las actividades y la forma de encararlas. Tenemos, claro, un grupo de música, pero también uno de danza, gente que investiga en trajes tradicionales. Hemos organizado talleres de percusiones, de construcción de instrumentos, otros que simplemente viene para pasarlo bien… Se trata de conservar y difundir aspectos de la tradición que merecen que se conozcan, pero de forma divertida. Por eso, aunque nos veréis subidos a un escenario, lo que más nos gusta es ir de ronda callejera o cantar mientras tomamos un vino en una bodega añeja de un pueblo.


¿Qué vamos a encontrar en vuestros conciertos en directo y en vuestras grabaciones? ¿Quién compone en el grupo? ¿Cómo trabajáis las canciones?
Somos un grupo de gente aficionada a la música tradicional, abierto a cualquiera que le interese nuestras actividades. Hay gente con más o menos formación académica (musical, coreográfica o etnográfica) y otros que sólo buscan el placer de cantar, bailar, o hacer actividades un poco “raras” o “diferentes”. Así que cada cual aporta lo que puede o lo que quiere.
¿Cómo trabajamos los temas? Pues normalmente preferimos interpretar de la forma más cercana a como lo hacían sus intérpretes tradicionales. Si en un lugar se interpretaba la música con rondalla, en otras con percusiones o en otras con dulzainas, lo hacemos así igualmente. No es tanto una cuestión de purismo etnográfico, sino una búsqueda de mantener y mostrar la diversidad cultural. Si todos los temas los interpretásemos con los mismos instrumentos y les hiciésemos los mismos tipos de arreglos, al final todo terminaría sonando igual y siendo un poco repetitivo. Una interpretación apegada a fuentes tradicionales variadas te puede dar mucha variedad si sabes elegir bien. Y, además, tiene otra ventaja para nosotros: Los repertorios tradicionales son, por lo general sencillos puesto que era gente sencilla la que los interpretaba. Si quisiéramos entrar en virtuosismos musicales quizá no podríamos, porque no todos somos grandes músicos como hay en tantos grupos folk. Pero tocar como tocaban los abuelos o cantar como cantaban las abuelas que hemos oído en muchos lugares sí que lo podemos hacer, porque ellos eran igual que nosotros

Pero todo esto no quiere decir que seamos una especie de rigoristas, así también nos permitimos licencias. A veces tienes que utilizar criterios de verosimilitud. Un ejemplo de esto es el de la gaita serrana del norte de Madrid. Es un albogue, como la alboka vasca o la gaita gastoreña de Cádiz. Su uso tradicional se documenta hasta los años 50 y luego desaparecieron hasta que fueron recuperadas en época reciente. En aquella época sólo se registraron una o dos melodías así que, si te pones riguroso tendrías un repertorio bien escaso. Lo que puedes hacer es tomar e interpretar otras melodías cuya tesitura se adapte. Pero, en este caso, nos gusta avisarlo. Y hay ciertas canciones de las que no se conoce una instrumentación definida, y las hemos montado como nos ha parecido, eso sí, usando instrumentos tradicionales de nuestro entorno.

Así que, en nuestros conciertos vais a encontrar varias cosas. Primero bastante trasiego, porque empiezas tocando la dulzaina, luego pasas a la guitarra, después a un pandero o una sartén para volver luego a las cuerdas y los vientos… Luego bastante variedad, de repertorios. Quizá eso es lo que más hemos cuidado. El folclore castellano no sólo son jotas o seguidillas, quizá lo más conocido, sino que hay otros muchos ritmos que nos gusta también mostrar: fandangos, habaneras, polcas, rondas de navidad, cantos de labor, rabeladas…Y por último cierta dosis de improvisación. Muchas de las piezas tradicionales no tienen una “letra” cerrada y, sobre la marcha, cada cantor va añadiendo coplas nuevas hasta que se cansaban. Cuando preparas una actuación no puedes hacerlo como en las rondas callejeras, porque tienes que medir tiempos y ajustar las intervenciones de los cantantes, pero de vez en cuando se producen pequeños cambios sobre la marcha para regocijo de quienes les gusta la improvisación tradicional, y espanto de quienes prefieren tenerlo todo medido y controlado.

¿Por qué grabasteis vuestro último disco con una temática basada en la Navidad?
La asociación ha funcionado mucho por ciertos impulsos. Lo del disco surgió cuando tuvimos que preparar un concierto navideño creando un repertorio nuevo en aquel momento. Por no perder ese esfuerzo decidimos ampliar el repertorio aún más y plasmarlo en forma de disco. Desde entonces tenemos una importante actividad navideña, porque siempre nos suele caer algún concierto y, desde hace unos años, nosotros organizamos en esas fechas una zambombada, convocando por las calles del centro de Madrid a cuadrillas de pueblos de nuestro entorno. Lo complementamos con dos actividades: un curso de percusiones que impartimos los días previos, para que gente ajena al grupo, pero interesada, se anime a participar con nosotros, y un concierto que se realiza al finalizar la ronda callejera.

 Pero de aquella grabación han pasado ya diez años. El año pasado realizamos otro gran evento, un concierto en San Sebastián de los Reyes. Convocamos a gente de diversas cuadrillas y asociaciones de la comunidad y tocaron con nosotros, o nosotros con ellos, un amplio repertorio de canciones de todo Madrid. Este lo tenemos colgado en internet y, a no mucho tardar, lo editaremos en forma de CD, que se podrá bajar libremente de la red.


¿Qué respuesta tenéis del público en vuestros conciertos y espectáculos? ¿Qué hacéis para vuestra promoción? ¿Si yo quisiera una copia de vuestro disco cómo podría hacerme con ella?
Pues, como nos metemos en diferentes charcos y somos un poco todoterreno, nuestro público es variado, según las circunstancias. A veces tenemos actuaciones muy institucionales o muy formales, de las de estar sentado viendo y aplaudir en el sitio y dar muchos parabienes a las autoridades presentes. Otras veces ha sido en tabladillos o en el suelo, cuando no amenizaciones a pie de calle. Alguna ocasión hemos actuado para ancianos de alguna residencia o, hace poco, para niños pequeños, alumnos de un conservatorio de danza.  En general nunca nos han tirado tomates y tenemos hasta un pequeño club de fans formado por espectadores casi fijos, en el que se encuadran no pocos padres, madres, tíos y demás parentela y amigos de los componentes del grupo.

Ellos son incondicionales, pero también son tus mayores críticos muchas veces: saben cómo te tienen que quedar las piezas que interpretas y se dan más cuenta cuando cometes fallos, que los hay.

La promoción viene, justamente, de estar en muchos fregados y mostrar lo que haces. No sólo actuaciones sino también rondas callejeras, cursos… Hemos ido a la radio y nos han sacado, aunque un poco de refilón, en la tele y en algún diario.  Casi siempre hacemos un llamamiento para que aquellos que se quieran sumar a nuestras actividades se acerquen a nuestra asociación. Así que, aprovechando esta entrevista que nos hacéis, repetimos eso mismo y convocamos a cualquiera que la lea y que pueda pensar que esto es una buena manera de pasar parte de su tiempo libre.

Nuestro disco se llegó a vender en la FNAC y El Corte Inglés cuando salió. Ahora, que ya han pasado años, ya no se ven por ahí. Pero es tan fácil conseguirlas como ponerse en contacto con nosotros o con SEVERAL RECORDS SL. Incluso aún nos queda una de las dos cintas magnetofónicas que grabó el grupo casi en sus orígenes, en los años 80. Ya veis que hemos ido utilizando las diversas tecnologías de cada momento. Ya os hemos contado que los siguientes tenemos pensado colgarlos en Internet para que todo el mundo pueda acceder directamente desde el rincón más lejano del planeta.

¿Cuáles son los planes de Arrabel para lo que queda de 2012 y primeros de 2013?. Suponemos que seguir de gira por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos?. ¿Eventos importantes? ¿Giras por el extranjero? ¿Nuevo disco quizás?
Pues este año en que hacemos 30, tenemos pendiente organizar una buena fiesta de cumpleaños como hicimos en el 25 aniversario. Queremos invitar a todos los que han formado parte del grupo o a los muchos amigos con los que nos hemos ido encontrando por esta larga andadura. Tenemos también una serie de actividades fijas como son las que os hemos citado en navidad, o las de mayo. Hace 25 años varias asociaciones recuperamos las fiestas de los mayos en la capital y estamos en ellas desde el principio. Y, claro, las fiestas de san Isidro, en cuya programación está Arrabel desde que se fundó.

Festivales tenemos uno en Picanya, Valencia, muy poco después de este de Segovia. Luego iremos viendo qué propuestas nos llegan. Y de discos, pues lo que os comentábamos: sacar lo que tenemos ya grabado y plantearse con calma, que cuesta mucho esfuerzo, el siguiente quizá para uno o dos años más adelante.


¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Seguramente sí, pero eso no es necesariamente malo. Nuestro objetivo es que la música tradicional se conozca, y la red te ofrece infinitas posibilidades para lograrlo. Los discos y cintas que hemos editado nos han costado dinero que prácticamente no recuperabas. Y luego, para que te salieran más baratas las copias y fueran distribuidos mejor tenías que regalar el máster a una casa discográfica, que te distribuía el disco por su red comercial, incluso por grandes tiendas, pero a costa de perder los derechos de tu obra. Así nos pasó que hace unos años, quisimos reeditar en un único CD las dos cintas magnetofónicas que la primera formación de Arrabel grabó en los años 80. Pero resulta que, como se grabaron con discográficas distintas, los derechos le pertenecen a cada una de ellas, de modo que fue absolutamente imposible. Pero si eres un grupo pequeño  no tenías otra forma para grabar, mostrar tu trabajo, y que tuviera una mínima distribución. Sin que te resultase esta aún más gravosa Y, que conste, que no es un reproche a aquellas discográficas especializadas en música tradicional. Todo lo contrario: reconocer que hicieron en aquellos años una labor y un esfuerzo encomiables, y soy hoy depositarios de importantísimos fondos documentales la música tradicional de todo el país. Tampoco ellos se han hecho ricos con nosotros

Pero hoy los formatos digitales te ofrecen mecanismos de autoedición muy económicos, y la red permite plantearte la difusión de otra manera, mucho más controlada por ti mismo. Son cambios, por lo tanto, no necesariamente malos. Nosotros estamos empezando a explorar ese mundo, aunque con un poco de retraso. El problema es que no todos somos duchos en los manejos digitales.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Eso dicen, pero a nosotros no nos afecta mucho si es que existe.



¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
Bueno, siempre mitificas el pasado. Arrabel participó en un Festival-homenaje a Agapito Marazuela en el Palacio de Deportes de Madrid. Fue emotivo y entrañable. Pero este momento no está mal. Después de unos años de menos actividad, ahora tenemos bastante gente nueva con empuje y con ganas de implicarse y hacer cosas. Y, por otro lado, un grupo de veteranos que tiene experiencia en los repertorios, en organizar actividades. Y en bregar con las entidades oficiales, que no es moco de pavo. Seguramente para esta última generación de Arrabel, el concierto de San Sebastián de los Reyes antes mencionado será mítico.

¿Qué destacaríais dentro del panorama nacional e internacional?
Hay tanta gente haciendo cosas interesantes que es difícil responder a esta pregunta.

¿Creéis que el folk vuelve a estar de moda?
Solo en algunos ambientes. Los medios oficiales y de comunicación no valoran suficientemente la música tradicional.




MiSCeLáNea

Podríais decirnos…

...un libro?: Como vamos de folclore, y estamos en Segovia, qué menos que recordar aquí el Cancionero de Agapito Marazuela, del cual también hemos sacado nosotros alguna que otra canción.

...una película?: Una bien rara: La aldea maldita, de Florián Rey. Española de los años 30. El argumento es un poco aburrido, pero los amantes de la cultura tradicional que no la conozcan descubrirán un tesoro. Se rodó en tierras segovianas y debieron sacar más de un traje tradicional de las viejas arcas. Además de fotografiar algún pueblo, me parece recordar Turégano, tal como era antes de la guerra.

...una canción?: -

...un álbum?: El disco doble en directo del Nuevo Mester de Juglaría. Muchos aprendimos a amar la música tradicional escuchándolo.

...un grupo o solista?: Pues para no tener que elegir a nadie en detrimento de otro, y por no pecar de modestia, nos podemos poner a nosotros mismos, Arrabel, ¿no?

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y encantado de hablar con vosotros.
Saludos cordiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada