eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

miércoles, 20 de junio de 2012

Barrunto Bellota Band - Quercus Klezmer (2010). Entrevista a Pedro y Javier

eL GRuPo

Barrunto Bellota Band es un grupo que parte del klezmer, la tradición balcánica y los sonidos mediterráneos para crear obras con recursos estilísticos muy diversos al abrigo de las posibilidades del violín (Javier Jiménez Rolo) y el acordeón (Pedro Lópeh). 

El contrapunto, los guiños al repertorio de música clásica, la improvisación, las técnicas minimalistas o el tratamiento orgánico y cambiante de las canciones propio del rock progresivo son herramientas que modelan el material melódico popular del Este en manos de estos músicos extremeños. En abril de 2010 lanzaron Quercus Klezmer, donde plasman su particular visión del folk con la colaboración de cuatro compañeros habituales de sesiones improvisadas y conciertos. El objetivo de este trabajo no es más que insinuar un itinerario que llega a su destino final en la actuación en directo. 


eL DiSCo

Barrunto Bellota Band modela la música popular europea a través de la improvisación, los guiños a todo tipo de fuentes y el desenfreno.

Tras lanzar su primer disco, Quercus Klezmer (2010), han cosechado importantes éxitos (primer premio INJUVE, Navelgas Folk) y han actuado en festivales de toda España, consiguiendo el respaldo del público gracias a un intenso directo, que también han presentado en sitios como Tailandia o WOMAD (Gran Bretaña). 


Barrunto Bellota Band - Quercus Klezmer (2010)

Con una propuesta culta y elaborada, sin renunciar a cierto nivel de libertinaje, el sonido Barrunto pretende dar coherencia a un súmmum de recursos, técnicas y melodías.
Este verano lanzan y presentan su segundo disco, Entropía (2012).


La eNTReViSTa 

¿Por qué el nombre de Barrunto Bellota Band? 
Surgió de forma espontánea. Siendo unos chavales, nos reuníamos para tocar algunos compañeros del conservatorio, sin pretensión musical alguna salvo divertirnos. Decidimos elegir un nombre cuando, ante la buena acogida entre nuestros amigos, nos planteamos si de aquello podíamos hacer algo más.  Y nos salió este al buscar la unión de una palabra sonora – Barrunto era una de aquellas palabras que usaban nuestros abuelos y nos gustaba mucho – y algo que reflejara nuestro origen extremeño – de ahí lo de Bellota Band –. 

¿Cómo os definís dentro del variado mundo del folk?
No somos muy de etiquetas, la verdad. De alguna manera, nuestro estilo se podría resumir como una amalgama de recursos estilísticos (contrapunto, collage, improvisación, etc) con los que modelamos el material popular que nos resulta interesante.  Una  forma cualquiera de decir que tocamos música que nos gusta de la forma más libertina que somos capaces. Y como de dicho material nos gustan los más diversos estilos, desde la música balcánica hasta el flamenco, pasando por el klezmer y la música magyar, creo que, más que un estilo en concreto nos define una actitud cercana a la música de cámara, pero con repertorio popular.


¿Qué vamos a encontrar en vuestros conciertos en directo y en vuestro disco Quercus Klezmer (2010)? ¿Quién compone en el grupo? ¿Cómo trabajáis las canciones?
Quercus Klezmer es el reflejo de una época. Representa la evolución de unas canciones con las que comenzamos a tocar y a crecer estilísticamente. A través de ese material fuimos desarrollando un concepto y un sonido que es el ahora mismo manejamos, por ello lo recordamos con lejanía, pero con cierta nostalgia y una sonrisa.
Por aquel entonces solamente tocábamos en el formato violín (Javier Jiménez Rolo) y acordeón (Pedro Lópeh), con sus ventajas y sus desventajas. Fue al engañar a algunos amigos (Geni Simoes, percusión; Tony García, clarinete) para la grabación del disco, que comenzamos a llevar esa formación al directo y que mantenemos siempre que las circunstancias lo permiten.
Curioso título, ¿por qué titulasteis a vuestro último disco Quercus Klezmer (2010)?
Queríamos hacer referencia a que la dehesa, nuestra tierra, era sólo una parada más en el eterno viaje sin fronteras del klezmer (música de los judíos askenazís) y que más que objeto de una revisión con recursos típicos de la música de nuestra tierra, el klezmer era vehículo de expresión de nuestro sentir en aquel momento.


¿Qué respuesta tenéis del público en vuestros conciertos y espectáculos? ¿Qué haces para vuestra promoción? ¿Si yo quisiera una copia de vuestra música cómo podría hacerme con ella?
Creemos que muy positiva. En el escenario nos sentimos muy cómodos, ya que nos da pie a explotar mucho más los momentos de improvisación, a jugar con los ambientes sonoros según la ocasión, en definitiva, a arriesgarnos más, y creemos que esa energía la capta el público. Lo cierto es que la respuesta de los asistentes a nuestros conciertos confirma en la mayoría de ocasiones esa sensación.
Por otra parte, la difusión de nuestra música va bastante ligada a los pros y contras de la era digital: Suele ocurrir que alguien se  compra tu disco después de un concierto, si le ha gustado mucho tu actuación. No hay mejor promoción que salir de un concierto encantado con lo que has oído. Nosotros, en la mayoría de ocasiones, funcionamos así, sobre todo cuando vas a festivales donde es probable que haya gente que te escuche por primera vez. Por otra parte, también lo promocionamos a través de las redes sociales y distribuimos a través de nuestro correo electrónico.
¿Cuáles son los planes de Barrunto Bellota Band para lo que queda de 2012 y primeros de 2013?. Suponemos que seguir de gira por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos?. ¿Eventos importantes? ¿Giras por el extranjero? ¿Nuevo disco quizás?
Estamos rematando los últimos detalles de nuestro segundo disco, que estará listo a principios de julio. Y luego, conciertos, giras y todo lo que se preste, que nosotros nos apuntamos a un bombardeo (musical, entiéndase).

¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Es un debate muy amplio este como para contestar en unas líneas... Diría, muy someramente que, a lo positivo de la difusión que se plantea a través de internet, y de la que nos vemos beneficiados todos los usuarios, se contrapone la falta de decoro habitual en este país. Parece que se haya convertido en un acto de fe o de nostalgia la adquisición de música en formato físico cuando, en lugar de aprovechar estas nuevas posibilidades que te permiten seleccionar unos discos, descartar otros (mediante escucha gratuita incluso) para luego comprarlos a través de las webs de los propios artistas o en tiendas cada vez más especializadas, se compren sólo cosas que gusten mucho, como apoyo incondicional a un artista o ni siquiera nada de ello, que es lo más usual. Al músico, ante esta situación, no le queda otra opción que trabajar más y más y en facetas que nada que tienen que ver con tocar, pero es lo que hay y como ello hay que asumirlo.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
No tiene por qué, ya que la oferta varía en función de cada ciudad.  La cuestión es que, indudablemente, hay un número elevado de conciertos y de muy diferentes características, con lo positivo que ello conlleva; pero, por otra parte,  es posible que, aun siendo positivo el crecimiento en volumen, lo más certero fuera una sustancial mejora de las condiciones de esas actuaciones: no sólo por el músico y lo relativo a contratos, salario mínimo, etc., sino por la precariedad en que a veces se desarrollan, sufriéndolas desgraciadamente el público.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
Es difícil, pero entre el top 5 de experiencias inolvidables seguro que están los conciertos en el Festival WOMAD de Charlton Park, en Gran Bretaña, y la gira que nos permitió tocar en diferentes ciudades de Tailandia.


¿Qué destacaríais dentro del panorama nacional e internacional?
Difícil. Hay gran cantidad de propuestas y la mayoría de ellas son muy interesantes, tanto a nivel nacional como internacional. De aquí, nos gustan mucho Muyayos de Raiz, Vallarna, clásicos como La Musgaña, etc. Y de allá, las bandas de fanfarria balcánicas nos fascinan,hecho que constatamos cuando tuvimos la ocasión de ver a Mahala Rai Banda. Luego, John Zorn, Cracow Klezmer Band, Kroke, Terrafolk, Urs Karpatz, Taraf de Haidouks… ¡Hay demasiados cosas que escuchar para tan poco tiempo!

¿Creéis que el folk vuelve a estar de moda?
No sabemos si de moda o no, el caso es que, en la actualidad, existen multitud de iniciativas de diversa índole que facilitan una repercusión mucho mayor en el público mayoritario de toda expresión que se engloba bajo la etiqueta “folk”. Sobre todo, es de agradecer las ganas y la ilusión con que trabajan los festivales, por muy pequeños (en logística, que no en espíritu) que sean, para que el músico esté a gusto y para que el público disfrute lo máximo posible. Un diez para ellos.

Barrunto Bellota Band - Ederlezi (2010)


MiSCeLáNea

¿Podríais decirnos…

...un libro?: Nos gustó mucho El Ruido Eterno, de Alex Ross.
...una película?: Justo hoy hemos rememorado Delicatessen, de Jean Pierre Jeunet. ¡Vaya banda sonora! ¡Vaya peliculón!
...una canción?: Blackbird, de The Beatles.
...un álbum?: Live at Home, de Kroke
...un grupo o solista?: cualquier cosa de la órbita de John Zorn nos hace tilín.

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y encantado de hablar con vosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada