eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

jueves, 20 de diciembre de 2012

Penny Cocks - Do it cock (2012). Entrevista a Penny Cocks

EL GRUPO
por Kiko Amat (abril, 2012)

Penny Cocks son clásicos. Suenan clásicos y lucen clásicos. Su formación es clásica: dos punks, dos skins. Matemática pura, ángulos agudos, pura trigonometría punk rock. Sus pantalones son clásicos también; la primera vez que les vi, fue en sus pantalones en lo que me fijé. ¿Esa cintura, que se abrocha por encima del ombligo? Ya no se ven pantalones con la cintura tan alta. Solo en museos, quizá. Recuerdo del 79. Sta press en vitrinas con alarma.

Pero Penny Cocks son lo contrario que piezas de museo. Sus voces estranguladas hablan de recién haber desembocado en la juventud, de haber dejado justo atrás la adolescencia.
En sus caras no hay aún desagües de decepción, heridas de traición, pisadas de rendición: todo en sus facciones está tenso, pulido, brillante. Joven. El punk rock debe ser joven; esta es, quizás, su única demanda, su ley solitaria. Puedes tener tentáculos, tu piel violeta a topos amarillos, faltarte un pie; el punk rock te abrirá los brazos y te dejará pertenecer.

Pobre, rico, ciego, listo, tonto o de Sant Boi; da igual, mientras seas JOVEN. About the young idea, cantaban aquellos. Lo primero es ser joven y quemar esa juventud, desperdiciarla: está para eso. Una de las canciones de Penny Cocks habla precisamente de ello: Burning down my youth. El mensaje no tiene dobles sentidos ni metáforas de otras cosas. Lo que es, es lo que es.

Me gusta todo de Penny Cocks. Me gusta su nombre y su logo. Me gusta, ya dije, su juventud. Me gusta que no sepan ni quién son Vampire Weekend o MGMT. Me gusta que vengan de un mundo perdido que se parece mucho a mi mundo perdido. Me gusta que Adri - pequeño, nervioso, fibrado, cara bonita- parezca un diminuto mod arrancado de Purple Hearts; que Marc -alto, piernas muy abiertas, diez metros de calcetín a la vista- sea un Paul Simonon de 1978; que Ignasi y Pablo sean skinheads de manual, pulcros y tradicionales, parte de una armada gloriosa que se resiste a morir. Me gusta que Penny Cocks sean revival: no tengo nada en contra de los revivals. Algunas de las mejores canciones de la historia vienen de un revival. Y aún así, revival no es una buena palabra: clásicos es mejor.


EL DISCO
por Kiko Amat (abril, 2012)

Penny Cocks tienen canciones que son clásicos en ciernes.
Para encontrar las influencias de esas canciones no hace falta una excavadora John Deere.
Sus amores están a ras de suelo. Hay SLF y Undertones y mod revival en su himno, “Down the underground”, con su fantástico parón-con-tensión-elevadiza en medio. 

Penny Cocks - Do it cock (2012)


También hay un parón en el himno “Burning down my youth”, que parece de Generation X y tiene letra como de Generation X y todo en él recuerda a Generation X. “I like it” ostenta tambores de graderío a lo Sham 69/Rejects, que endulza una melodía de pop punkoso 1977. “Playing with fire” se titula igual que una canción de TV21, pero no es la misma; esta es suya, pero luce igual de mod 1984, con su aire a The Blades y The Moment, sus celestiales trompetas de pobre. “Obsession girl” tiene trompetas también, igual de desvencijadas y maravillosas y atropelladas: como unos Small Hours con prisas. Qué narices: como The Saints cuando incorporaron vientos y a Iain Shedden, que estuvo también en The Jolt y, por supuesto, Small Hours. Todo encaja. ¿Esos nombres, riffs e historias? Hay que recordarlos.

Penny Cocks hacen un ejercicio de memoria en “Don't look at me”, que tiene el mismo riff que el “No reply” de Buzzcocks. Es un gran riff. Yo pienso: ¿Para qué cambiarlo? ¿Qué necesidad hay de camuflarlo? Penny Cocks debieron pensar lo mismo.
Penny Cocks son, acabemos con esto, clásicos y jóvenes. Es ahora el momento de capturarlos.
El punk rock nunca ha tenido un envejecimiento encomiable ni particularmente digno. Este disco es la instantánea de una banda en la cúspide de su poder, quemando barcos y sin que uno solo de sus miembros piense en su futuro o evolución musical. Si pestañeas, te los pierdes, y te los pierdes para siempre. Lo digo en serio: para siempre. El momento es ahora. No hablemos más.


LA ENTREVISTA

¿Por qué el nombre de The Penny Cocks?
Es una raza de gallos de pelea. Además nos sobra entrepierna.

El estilo de música que interpretáis es una mezcla de estilos en la que predomina el Rock, el Punk, el Garage,… pero que en la que pueden encontrarse influencias de otros estilos, como el Soul, el Funk, el Pop, etc., pero ¿cuáles son vuestras influencias de verdad?
Bebemos principalmente de muchos grupos de punk de finales de los 70s, británicos principalmente, aunque no nos cerramos a otros estilos. Cuándo vamos a tocar fuera, podemos escuchar cualquier cosa en la furgoneta. Nos mola mucho la música negra aunque de Funk no controlamos mucho…

Vuestro disco Do it cock (2012) resulta una obra de canciones hechas con fantásticas melodías, densas, rítmicas, potentes, y con una producción exquisita y muy cuidada, con temas con unas letras complejas y elaboradas en las que hay de todo, desde extrovertidas, hasta algunas de carácter personal, intimista, ¿qué podéis decirnos al respecto?
Las letras hablan de nuestra cotidianidad. Desde los sitios dónde nos movemos, odas a la Barcelona del barrio chino que huele a meados (no apta para guiris), novias locas, reflexiones adolescentes, camellos marroquís o de la “joie de vivre” teenager.  La única más intimista que tenemos sería It’s all around, que habla de aquello inexplicable que está en los ojos de tus padres cuando te abroncan, en las persianas rotas, en el trance del aburrimiento o en la ropa y la charla del que tienes delante. Es algo que te rodea.




¿Por qué habéis titulado Do it cock? ¿Podéis contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
Porque está hecho a nuestra manera y a nuestro estilo. En un principio queríamos llamarlo “Do it Gipsy” porqué también somos un poco “gitanillos”. Como anécdota te podría decir que tuvimos que gravarlo dos veces ya que por errores de novatos no estábamos contentos con el resultado y la velocidad del disco, así que lo regrabamos entero para darle más velocidad.

Vuestras canciones tienen una calidad extraordinaria y un sonido muy personal, ¿cómo habéis conseguido ese sonido tan característico?
Pese a no tener ni idea, nos hemos esforzado en buscar un sonido setentero de calidad pero sucio que a nosotros nos gusta un montón.

¿Está cumpliendo Do it cock con las expectativas puestas en él? He leídos algunas críticas muy buenas, pero ¿qué tal está siendo la acogido por parte del público? ¿Ventas?  ¿Asistencia a conciertos?
Con el público bien, aunque la verdad es que donde más éxito tenemos es en Alemania, este año ya hemos ido a tocar 3 o 4 veces. La peña viene a vernos y aún por ser alemanes el ambiente y los bailoteos son de puta madre. En ventas de puta madre también, sacamos 1.000 copias del LP hace 6 meses y por lo que sabemos quedan unas 300 copias por vender, en Alemania está prácticamente agotado.


¿Cuáles son los planes de The Penny Cocks para lo que queda de 2012 y primeros de 2013?. Suponemos que girar el disco por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos? ¿Eventos importantes? ¿Para cuándo nuevas canciones?
¡En eso estamos! Estamos gravando un buen puñado de canciones nueves y estamos decidiendo si sacar algunos singles más o editar algo más grande… Ya se verá.

¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
Es obvio que vivimos en una época de cambio y la industria debe adaptarse o morir. Está claro que muchos van a tener que dejar de chupar del bote y el músico deberá currárselo más, sobretodo ofreciendo más música en directo.



Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Es cierto que en Barcelona hay bastante oferta, pero también tenemos la puta ley del “civisme”, no hay salas aparte de las de siempre, con precios abusivos, todo cierra a las tres…
Echamos en falta más locales pequeños dónde poder montar directos eléctricos y sudorosos.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
¡Hay un montón! Viajar y poder ver la península o directamente, poder salir del país ¡Algunos del grupo no éramos muy viajeros y aún nos ponemos de los nervios en los aviones!!

Penny Cocks - Down the underground (2012)



MISCELÁNEA

¿Podríais decirnos…

...un libro?:
¿Cómo se elige un libro entre 4? Somos muy de fanzines.

...una película?: 
El Lobo Gitano.

...una canción?: 
When you’re Young (1979) de los Jam, hay alguno que no para de cantarla…

...un álbum?: 
Últimamente tenemos muy escuchado el Racey Roller (2010) de los Giuda.

...un grupo o solista?:
De aquí Barcelona nos molan mucho los Bite, un saludo si nos leen por aquí!

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y enhorabuena por vuestra música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada