eNTRaDaS PaRa La HiSTeRia

sábado, 8 de diciembre de 2012

The Marzipan Man - The Marzipan Man Adventures (2012). Entrevista a Jordi Herrera

EL GRUPO

The Marzipan Man (el hombre de mazapán) evoca con su música el imaginario y espíritu de los cuentos infantiles, esa mezcla fascinante de misterio, ingenuidad y perversión soterrada que hechiza sin remedio a las almas más sensibles. Detrás de sus composiciones se esconden fábulas de animales y cuentos post-modernos llenos de significados ocultos y enigmas indescifrables. Jordi Herrera se refugia en su particular y personal metáfora pop de la realidad, desde el día en que se cruzó con el hombre de mazapán en los alrededores de un bosque de Salisbury.


EL DISCO

En su segundo disco, The Marzipan Man Adventures (Las aventuras del Hombre de Mazapán), encontramos una colección de canciones a caballo entre el pop orquestal de dormitorio, la canción popular del País de Nunca Jamás y el folk de ensueño, con importantes giros de música ambiental que beben de la psicodelia de Syd Barret o Kevin Ayers, del glam-rock con toques folk de T.Rex, de las atmósferas otoñales de Nick Drake y de los mundos de fantasía de Lewis Carroll.

The Marzipan Man - The Marzipan Man Adventures (2012)

The Start, el primer corte, nos introduce en las nuevas aventuras del hombre de mazapán, muy al estilo del fabuloso mundo de Julio Verne, con ecos de sirenas que despiertan de su letargo, silbidos de marineros que se pierden en el horizonte e imágenes de barcos que comienzan un viaje de pop conceptual; I’m free after all, suena a himno de liberación, en Hypnotized (que ya fue avance del disco con un video montypythoniano dirigido por James Bates, realizador también de videos para Tunng o Mojave 3) nos quedamos prendados de los sonidos de folk-pop preciosista, When Little Johanna Dances (que ya salió en 7”, aunque en una versión diferente, junto con Pine Box Rock, versión de Beat Happening) supone la primera explosión de guitarras distorsionadas del disco después de ese inicio de aire post-punk. Toda una declaración de intenciones ejecutada por lo que podría ser una magnitud de instrumentistas y, como citaban en Rough Trade, “algunos freaks orquestados por la batuta de un cantante-arreglista que maneja a sus cohortes con el poder de un Stuart Murdoch (Belle and Sebastian)”.

Y es que, Adventures es un disco cocinado casi en su integridad por Jordi Herrera, lentamente y con amor, retocando cada pista y modulando cada melodía durante varios años hasta llegar al sorprendente resultado final.

Las sesiones de grabación comenzaron a finales de 2006 en Londres, donde Jordi vivía entonces y culminaron en los estudios Cicely de Palma, el 13 de marzo de 2011, casi a la vez que Rafael Adrover entregaba el fantástico trabajo de portada y libreto interior.
Entre medias, los conciertos de The Marzipan Man ha consolidado su nombre como uno de los más sólidos artistas de dream-folk del momento (si es que existe esa etiqueta: si no, habría que inventarla para él). Cualquiera que le haya visto en directo en sus múltiples formatos sabe de su capacidad para crear ambientes envolventes y sugerentes como si de un joven Bob Dylan cruzado con un Devendra Banhart mediterráneo se tratara. Herrera compone y actúa con la mirada limpia y curiosa del que acaba de llegar y se deja empapar por todo lo que ve a su alrededor, pero con la sabiduría y el criterio que le da su experiencia como artista todoterreno.

Jordi posee el carisma y el magnetismo, ese factor pop que engancha al público y esa voz tan personal que fascina al oyente atento: es uno entre un millón. No lo dejes escapar.


LA ENTREVISTA

¿Por qué el nombre de The Marzipan Man?
Salió sólo, inconscientemente. De algo que leí en algún sitio y no recuerdo dónde o fue una iluminación mística, no lo tengo claro. ¡En serio! 

¿Cómo consigue The Marzipan Man, no solo guardar la frescura y originalidad de sus primeros discos, si no ser capaces de seguir sorprendiendo en cada nuevo disco que saca, y hacerlo mejor y diferente que el anterior, como acaba de pasar con vuestro último disco The Marzipan Man Adventures (2011)?. ¿Cómo ha evolucionado el grupo desde The Marzipan Man Stories (2007)?
En principio las canciones del marzipan eran las canciones que no encajaban en el repertorio de Satellites, luego se convirtieron en una especie de guión para una obra teatral con marionetas, y luego en un grupo de post punk folk soñado con una máquina para viajar por el tiempo y el espacio. Ahora se está convirtiendo en un jukebox funky.

 

Vuestro sonido es exquisito y delicioso. Suena a Folk, suena a Rock, suena a Indie, con muchas influencias de muchos estilos, con cierto aire nostálgico, alegorías a la fantasía y a los sueños,  ¿cuáles vuestras referencias e influencias  reales más directas para hacer este estilo de música tan vuestro?
Bueno, muchas gracias! Eso es un secreto. Si te digo un grupo o dos a lo mejor descubres los trucos y el espectáculo de magia pierde su encanto.
¿Por qué habéis elegido The Marzipan Man Adventures como nombre para vuestro último disco?
La idea es sólo añadir una palabra al nombre del proyecto, cómo si fuera parte de un colecionable (que lo es). ¡Me falta la tercera palabra!
  

Tanto en The Marzipan Man Stories como The Marzipan Man Adventures encontramos canciones melódicas, dulces y muy sensibles, con cierta tendencia al Pop optimista, con aire nostálgico, temas brillantes y evocadores con  composiciones muy trabajadas y con letras con frases directas a la par que llenas de metáfora… ¿Quién compone en la banda? ¿Cómo trabajáis?
Compongo yo solito, y luego grabo todos los instrumentos. Luego busco gente a la que le  guste mi música y quiera viajar y jugar con estas canciones. Ahora estoy muy metido en aprender ha tocar la batería para hacer unos ritmos que no sé como hacer realidad.

¿Qué expectativas habéis puesto y que respuesta estáis teniendo de vuestro nuevo disco The Marzipan Man Adventures?
Tenemos demasiadas expectativas. Tantas, que de ninguna manera encajan con la realidad física imperante. Eso por otra parte, siempre ha sido así y de ninguna manera voy a dejar de hacer mis dibujitos por las paredes de la casa, que es lo que creo que realmente sigo haciendo.
  

Siempre habéis cantado en inglés, ¿os habéis planteado alguna vez cantar en castellano o en otros lenguajes?
Tenemos un par de canciones en catalán y alguna en castellano. No suficientes aún para llenar un disco. Aunque hemos hecho versiones "Aigo", de Maria del Mar Bonet, "Mi próximo movimiento" de Él mató a un policía motorizado, "La Bestia Pop" de Los Redondos de Ricota.

¿Cuáles son los planes de The Marzipan Man  para lo que queda de 2012 y principio de 2013? Suponemos que girar el disco por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos?.¿Eventos importantes? ¿Algo que podáis adelantarnos? 
Si el mundo tal cómo lo conocemos no acaba, y sigue habiendo salas de conciertos, pues seguiremos haciendo conciertos, añadiendo si es posible, más elementos al espectáculo. Desde hace medio año llevamos proyecciones  en todos los conciertos y en el próximo traeremos máscaras. Tenemos unas nuevas en plan teatro clásico japónes. Que dan un poco de miedo. ¡Demasiado!
  

¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
El mundo digital acabará antes que el mundo de la música. La música y el arte son una cosa, y la venta es otra cosa. Aunque en mi opinión creo que el negocio clásico está acabado y que ya estamos en otra era. El músico por otra parte sólo tiene presente. Eso es lo que yo creo.

Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Si, hay más conciertos que nunca, y tal vez esta sea la era dorada de los conciertos, tal vez.

¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
Oír los primeros compases de "Smells like teen spirit" de Nirvana fue muy emocionante. Ver por primera vez una orquesta sinfónica afinando los instrumentos también.

The Marzipan Man - When little Johanna dances (2012)



MISCELÁNEA

¿Podríais decirnos…

...un libro?: 
El maestro y Margarita (1928-1940) de Mijaíl A. Bulgákov, por ejemplo.

...una película?: 
Blade Runner (1982) de Ridley Scott.

...una canción?: 
The tide is high (1967) de The Parangons.  

...un álbum?:  
Muchísimos! En vinilo... y hasta en cd...

...un grupo o solista?: 
Siouxsie Sioux.

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y enhorabuena por vuestra música, nos encanta.
Gracias a ti!
Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada